Material de estudio y ejercicios de diferentes asignaturas. -

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Material de estudio y ejercicios de diferentes asignaturas.


GUÍAS DE MATEMÁTICAS


GUÍAS DE FÍSICA Y QUÍMICA


GUÍAS DE LENGUAJE


GUÍAS DE INGLÉS

Si te acercas a la academia te daremos, de forma gratuita, una copia en papel de alta calidad y resistencia.

INGLÉS




LENGUAJE Y LITERATURA



FILOSOFÍA



MATEMÁTICAS, 1º Bachillerato



MATEMÁTICAS, 2º Bachillerato



MATEMÁTICAS SOCIALES, 2º Bachillerato



FÍSICA, 1º Bachillerato



FÍSICA, 2º Bachillerato



QUÍMICA, 1º Bachillerato



QUÍMICA, 2º Bachillerato



ARTE

Nuestro apunte semanal:

Lyndon Baines Johnson (Stonewall, Texas, 27 de agosto de 1908-ibídem, 22 de enero de 1973), conocido por sus iniciales, LBJ, fue el trigésimo sexto Presidente de los Estados Unidos, asumiendo el cargo tras la muerte de su predecesor John F. Kennedy en 1963 y ocupándolo hasta 1969.

De modestos orígenes, Johnson inició su carrera política en 1937, al ser elegido para la Cámara de Representantes por Texas como miembro del Partido Demócrata; luego fue electo senador en 1949 y rápidamente escaló puestos hasta asumir como jefe del bloque demócrata del Senado en 1953, cargo que ocuparía hasta su elección como Vicepresidente. Kennedy le incorporó a su candidatura presidencial como vicepresidente en virtud de su experiencia parlamentaria y de sus orígenes sureños; de modo que, tras la victoria electoral de 1960, se convirtió en vicepresidente en 1961.

Johnson lideró a los demócratas del Senado durante la totalidad de los ocho años de la administración republicana de Eisenhower, como líder de la minoría en los dos primeros años y como líder de la mayoría de los últimos seis. Al dirigir una estrecha mayoría, Johnson confió en su poder de persuasión para mantener unida a la bancada demócrata y reunir más votos entre los senadores republicanos. Como líder de la mayoría, Johnson jugó un papel decisivo en la aprobación de las primeras leyes de derechos civiles en más de ochenta años en 1957 y 1960. Un ataque al corazón en 1955 amenazó con poner fin a su carrera política, pero se recuperó totalmente y reasumió sus funciones. La elevación de Johnson a la vicepresidencia dejó su escaño en el Senado vacante en 1961, y el republicano John G. Tower ganó una elección especial para sucederle.

En 1952 y 1956, Johnson había intentado pero no logró ser nombrado vicepresidente en la fórmula demócrata, refiriéndose a sí mismo como un candidato "occidental". La legislatura de Texas aprobó una medida para permitir que Johnson compitiera de forma simultánea para la presidencia y la reelección al Senado en 1960. A pesar de estas maniobras, su precandidatura a la Casa Blanca en 1960 fracasó, y se conformó con ser el vicepresidente de John F. Kennedy. Muchos comentaristas políticos creen que sin Johnson como su compañero de fórmula, Kennedy habría perdido las elecciones frente al republicano Richard Nixon. Johnson fue nombrado por Kennedy para encabezar el Comité del Presidente sobre la igualdad de oportunidades en el empleo, cargo que le permitió trabajar en nombre de los negros y otras minorías. Como vicepresidente, también llevó a cabo algunas misiones en el extranjero, que le ofreció información limitada sobre los problemas internacionales.

Johnson asumió el cargo de Presidente, después del asesinato de John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963, en el avión que trasladaba los restos de éste desde Dallas. Johnson aprobó la Ley de Derechos Civiles de 1964, esta ley prohibió la discriminación racial en establecimientos públicos y en cualquier negocio o institución que recibiera fondos federales.Una vez que la Ley se puso en práctica, sus efectos fueron de largo alcance y tuvo una enorme repercusión a largo plazo en todo el país. Se prohibió la discriminación en los centros públicos, en el gobierno, y en el empleo, invalidando las leyes de Jim Crow en el sur de Estados Unidos. Se convirtió ilegal obligar a la segregación de las razas en las escuelas, la vivienda, o en contratación de empleados.

En 1965, se logró la aprobación de un segundo proyecto de ley de los derechos civiles llamada la Ley de derecho al voto, que prohibió la discriminación en el voto, permitiendo así a millones de negros del sur votar por primera vez. De acuerdo con el acto, varios estados, "siete de los once estados del sur de la antigua confederación" (Alabama, Carolina del Sur, Carolina del Norte, Georgia, Louisiana, Mississippi, Virginia). En 1967, Johnson nominado abogado de derechos civiles Thurgood Marshall para ser el primer afroamericano Juez Asociado del Tribunal Supremo. Para dirigir el nuevo Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, Johnson designó a Robert C. Weaver -el primer secretario del gabinete afroamericano en cualquier administración presidencial en Estados Unidos.

Johnson, tomó como propia la lucha contra la pobreza y por la educación pública en Texas, creía fervientemente que la educación era una cura para la ignorancia y la pobreza, y era un componente esencial del sueño americano, especialmente para las minorías que soportaban las malas instalaciones y presupuestos bajos por parte de las administraciones locales, en especial en el Sur profundo. Hizo A la educación la máxima prioridad de la agenda social, con un énfasis en ayudar a los niños pobres, lanzando como objetivo duplicar el gasto federal en educación desde 4 mil millones a 8 mil millones.

Johnson fue elegido para un nuevo período presidencial el 3 de noviembre de 1964, ganando las elecciones con un 61.1 % de los votos populares contra apenas un 38.5 % que obtuvo su rival republicano Barry Goldwater.

Alentado por su gran victoria electoral, Johnson envió al Congreso muchos programas sociales que fueron aprobados por éste: ayuda federal para la educación, las artes y las humanidades; seguro de salud para los ancianos (Medicare) y para los pobres (Medicaid); viviendas de bajo coste y renovación urbana. La Ley de Derecho al Voto de 1965 que finalmente permitió a los afroamericanos estadounidenses acudir a las urnas. La discriminación hacia la inmigración también llegó a su fin: se abolieron las cuotas por origen nacional, lo que permitió un gran aumento en el número de visados de inmigración para países extraeuropeos (véase: Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965).

Aunque para entonces la mayoría de los estadounidenses había alcanzado la prosperidad, el libro de Michael Harrington, La otra América, de 1962, identificó la persistente pobreza: en los barrios bajos urbanos, en la mayoría de los vecindarios de negros y entre los blancos pobres de las montañas Apalaches orientales. El presidente Johnson respondió con su programa Guerra contra la Pobreza, que incluía educación preescolar especial para los niños pobres, capacitación vocacional para quienes habían abandonado la escuela y empleos de servicio comunitario para los jóvenes de los barrios bajos.

Con todos estos programas, el objetivo de Johnson era construir una gran sociedad (The Great Society): una nación donde la igualdad de oportunidades y una alta calidad de vida fueran el patrimonio de todos. Aunque en 1965 había muchas razones para sentirse optimista acerca del futuro de la nación, ya que la pobreza iba en descenso y los estadounidenses gozaban de una mayor prosperidad y mejor educación que en cualquier otro período anterior de su historia. El 22 de octubre de 1968, Lyndon Johnson firmó la Ley de Control de Armas de 1968, uno de los más grandes y de mayor alcance leyes de control de armas federal en la historia estadounidense. Gran parte de la motivación para esta gran expansión de las regulaciones federales de armas se produjo como respuesta a los asesinatos de John F. Kennedy, Robert F. Kennedy y Martin Luther King Jr. Durante la administración de Johnson, la NASA llevó a cabo el programa espacial tripulado "Gemini", desarrolló el cohete Saturno V y su base de lanzamiento, y se preparó para hacer los primeros viajes tripulados del programa Apolo.

En 1964, a petición de Johnson, el Congreso aprobó la Ley de Ingresos de 1964 y la Ley de Oportunidad Económica, como parte de la guerra contra la pobreza. Johnson estableció en la normativa de movimiento la creación de programas como Head Start, cupones de alimentos y de trabajo y estudio. [128] Durante los años de Johnson en la presidencia, la pobreza nacional se redujo de manera significativa entre los estadounidenses que vivían por debajo del umbral de la pobreza, al pasar de un 23 por ciento a menos del 12 por ciento.

Hubo dos hechos que provocaron que no se presentara a la reelección de 1968: el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos de la población negra y la segunda y la más importante, fue la Guerra de Vietnam. Lyndon B. Johnson murió el lunes 22 de enero de 1973 a las 4:33 P.M., de su tercer ataque al corazón en su rancho en la ciudad estadounidense de Johnson City, Texas, a la edad de 64 años, el ex presidente tuvo graves enfermedades del corazón. Había sufrido un segundo ataque al corazón en abril de 1972, pero había sido incapaz de dejar de fumar. Fue encontrado por agentes del Servicio Secreto, en su cama, con un teléfono en la mano.




John Fitzgerald Kennedy (Brookline, Massachusetts, 29 de mayo de 1917-Dallas, Texas, 22 de noviembre de 1963) fue el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos. Fue conocido como John F. Kennedy, Jack Kennedy por sus amigos, y popularmente como JFK.

Elegido en 1960, Kennedy se convirtió en el presidente más joven de su país, después de Theodore Roosevelt. Ejerció como presidente desde el 20 de enero de 1961 hasta su asesinato el 22 de noviembre de 1963. Durante su gobierno tuvo lugar la invasión de Bahía de Cochinos, la crisis de los misiles de Cuba, la construcción del Muro de Berlín, el inicio de la carrera espacial y la consolidación del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, así como las primeras acciones estadounidenses en la Guerra de Vietnam.

Durante la Segunda Guerra Mundial, destacó por su liderazgo como comandante de la lancha torpedera PT-109 en el área del Pacífico Sur. Realizando un reconocimiento, la PT-109 fue impactada por un destructor japonés, que partió la lancha en dos y ocasionó una explosión. La tripulación a su cargo logró nadar hasta una isla y sobrevivir hasta ser rescatada. Esta hazaña le dio popularidad y con ella comenzó su carrera política. Kennedy representó al estado de Massachusetts como miembro de la Cámara de Representantes desde 1947 hasta 1953, y luego como senador desde 1953 hasta que asumió la presidencia en 1961. Con 43 años de edad, fue el candidato presidencial del Partido Demócrata en las elecciones de 1960, derrotando a Richard Nixon en una de las votaciones más ajustadas de la historia presidencial del país. Kennedy había sido la última persona en ser elegida ejerciendo el cargo de senador. También ha sido el único católico en ser elegido presidente de EE. UU. hasta la fecha, así como el único nacido durante la Primera Guerra Mundial y también el primero nacido en el siglo XX.

El presidente Kennedy murió asesinado el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas,2 Estados Unidos. Lee Harvey Oswald fue arrestado y acusado del homicidio, pero fue asesinado dos días después por Jack Ruby, por lo que no pudieron someterlo a juicio. La Comisión Warren concluyó que Oswald había actuado solo en el asesinato. Sin embargo, el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos estimó en 1979 que pudo existir una conspiración en torno al asesinato. El tema ha sido muy debatido y existen múltiples teorías sobre el magnicidio. El crimen fue un momento imborrable en la historia de Estados Unidos debido a su traumático impacto en la memoria de la nación.

De acuerdo con las últimas investigaciones realizadas por el periodista David Talbot, Allen Dulles sería el autor intelectual del asesinato del presidente Kennedy, quien dos años antes, en 1961, le había destituido del cargo de director de la CIA por el fracaso del plan desarrollado por Dwight Eisenhower para invadir Cuba, la «Operación Bahía de Cochinos».

Muchos han considerado a Kennedy como un icono de las aspiraciones y esperanzas estadounidenses; en algunas encuestas realizadas en su país continúa siendo estimado como uno de los mejores presidentes de los Estados Unidos.

Los padres de Kennedy fueron Joseph P. Kennedy, Sr. y Rose Fitzgerald. Joseph fue un empresario exitoso y líder de la comunidad hiberno-estadounidense; fue embajador ante el Reino Unido. Rose era la hija menor de John "Honey Fitz" Fitzgerald, una prominente figura política de Boston, que fue congresista y alcalde de su ciudad. El matrimonio tuvo nueve hijos. John fue el segundo de ellos. Nació en el número 83 de la calle Beals, en Brookline, Massachusetts, el martes 29 de mayo de 1917, a las 3:00 p.m.

Durante sus primeros diez años de vida, vivió en Brookline. Realizó sus estudios en el colegio público Edward Devotion School desde la guardería hasta el comienzo del tercer grado. Durante el cuarto grado estudió en un colegio privado para hombres llamado Noble and Greenough, que posteriormente denominaron Dexter School.

En septiembre de 1927, se mudó con su familia a una mansión de 20 habitaciones arrendada en Riverdale, en el barrio del Bronx de la Ciudad de Nueva York. Dos años después, volvieron a mudarse a cinco millas al noreste, a una mansión de 21 habitaciones en un campo de seis acres en Bronxville, Nueva York, adquirida en mayo de 1929. Fue scout, miembro de la tropa "Scout Troop 2" de Bronxville, desde 1929 hasta 1931, siendo el primer scout que llegó a presidente de los Estados Unidos.5 Pasaba sus veranos junto a su familia en una casa en Hyannis Port, Massachusetts, también comprada en 1929, y las fiestas de Navidad y Pascua de Resurrección se reunían en su casa de Palm Beach, Florida, que adquirieron en 1933. Desde el quinto hasta el séptimo grado, John estudió en el colegio privado "Riverdale Country School", un colegio exclusivo para hombres en Riverdale.

En septiembre de 1930 Kennedy fue enviado al internado de varones "Canterbury School" para cursar su octavo grado; este colegio se encontraba a cincuenta millas de su hogar en New Milford, Connecticut. A finales de abril de 1931 sufrió un ataque de apendicitis y fue sometido a una apendicectomía, tras lo que se retiró de "Canterbury" para recuperarse en su hogar. En septiembre de 1931, John fue enviado con su hermano mayor, Joe, dos años mayor que él, al colegio privado masculino "The Choate School", a sesenta millas de su casa en Wallingford, Connecticut, un instituto de preparación para la universidad. En enero de 1934, en Choate, enfermó perdiendo mucho peso; fue hospitalizado en el "Yale-New Haven Hospital" hasta Pascua, y pasó la mayoría de junio de 1934 hospitalizado en la clínica Mayo en Rochester, Minnesota, sometido a análisis por la colitis que padecía.

Se graduó de Choate en junio de 1935. El "superlativo" Nota 1 de Kennedy en la revista de fin de año del colegio fue "El que tiene más probabilidades de llegar a presidente". En septiembre de 1935 viajó a Londres en el SS Normandie, en el que sería su primer viaje al extranjero. Lo acompañaban sus padres y su hermana Kathleen. La idea del viaje era que el joven Kennedy estudiara un año con el profesor Harold Laski en el London School of Economics (LSE), tal como había hecho su hermano mayor, Joe. Pero en la segunda semana en el LSE tuvo que ser hospitalizado a causa de una ictericia. Debido a ello, se embarcó de vuelta a Estados Unidos tras haber permanecido tres semanas en el Reino Unido. En octubre de 1935, Kennedy se matriculó con retraso en la Universidad de Princeton, donde estuvo solamente seis semanas, ya que entre enero y febrero de 1936 fue hospitalizado durante dos semanas en el "Peter Bent Brigham Hospital", en Boston, para que le realizaran observaciones por una posible leucemia. Entre marzo y abril de ese año permaneció en Palm Beach, en la casa de invierno de la familia, recuperándose, y durante mayo y junio trabajó en el rancho de 40 000 acres de las afueras de Benson, Arizona. Después, entre julio y agosto participó en competiciones de vela, mientras se alojaba en la casa de veraneo de su familia en Hyannis Port.

En septiembre de 1936 se matriculó para cursar su primer año en la Universidad Harvard, residiendo en Winthrop House desde el primero hasta el último curso. Nuevamente siguió los pasos de su hermano Joe, quien ya llevaba dos años en la universidad. En julio de 1937, viajó a Francia en el SS Washington, trasladando también su coche descapotable. Pasó diez semanas conduciendo con un amigo, no solo por ese país, sino también por Italia, Alemania, los Países Bajos y el Reino Unido.

A finales de junio de 1938, viajó junto a su padre y a su hermano Joe en el SS Normandie para trabajar el mes de julio en la embajada estadounidense en Londres, pues su padre había sido nombrado Embajador de Estados Unidos ante la "Corte de St. James" por el presidente Franklin D. Roosevelt. En agosto fueron juntos a una villa cercana a Cannes. Desde febrero hasta septiembre de 1939, Kennedy recorrió Europa, la Unión Soviética, la Península Balcánica y Oriente Medio para reunir información para su tesis en Harvard. Pasó los últimos diez días de agosto en Checoslovaquia y Alemania antes de regresar a Londres el 1 de septiembre de 1939, justo el mismo día en que ocurrió la invasión alemana a Polonia. El 3 de septiembre de 1939, estuvo junto con sus padres, su hermano Joe y su hermana Kathleen en la "Strangers Gallery" de la Cámara de los Comunes, donde escuchó discursos de apoyo a la declaración de guerra del Reino Unido a Alemania. Kennedy fue enviado por su padre como su representante para ayudar en las gestiones para socorrer a los sobrevivientes estadounidenses del transatlántico Athenia. A fines de septiembre regresó a EE. UU. en un vuelo transatlántico en un Dixie Clipper de la Pan Am, que voló desde Foynes, Irlanda, hasta Port Washington, Nueva York.

En 1940 completó su tesis, «Appeasement in Münich», sobre la participación del Reino Unido en los Acuerdos de Múnich. Inicialmente quería que su tesis fuera privada, pero su padre lo convenció para que la publicara en un libro. Se graduó cum laude en Harvard con un título en relaciones internacionales en junio de 1940, y en julio del mismo año su tesis fue publicada con el título Por qué Inglaterra se durmió (Why England Slept), que se convirtió en un superventas.

Entre septiembre y diciembre de 1940 asistió a clases en el Stanford Graduate School of Business. A comienzos de 1941, ayudó a su padre a completar la redacción de sus memorias de tres años como embajador. En mayo y junio de 1941 viajó por América del Sur.

En la primavera de 1941 se ofreció como voluntario para el Ejército de los Estados Unidos pero fue rechazado principalmente por sus problemas de columna. Sin embargo, en septiembre de ese año la Armada de los Estados Unidos lo aceptó, por la influencia del director de la Oficina de Inteligencia Naval (ONI), un antiguo ayudante naval de su padre en su etapa como embajador en Gran Bretaña. Con el rango de alférez de fragata, trabajó en una oficina encargada de los boletines y los informes que se presentaban al Secretario de la Marina. Fue en este período cuando ocurrió el ataque a Pearl Harbor. Estuvo estudiando en la Escuela de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva Naval (Naval Reserve Officers Training School) y en el Centro de Entrenamiento de Escuadrones de Lanchas Torpederas (Motor Torpedo Boat Squadron Training Center) antes de ser destinado a Panamá y finalmente a las operaciones del Pacífico. Participó en varias misiones y fue ascendido a alférez de navío( comandando una lancha "patrulla torpedera" PT boat, lanchas pequeñas y rápidas destinadas a atacar por sorpresa grandes buques, cuyo efecto fue comparado con el de los mosquitos).

El 2 de agosto de 1943, la lancha de Kennedy, la PT-109, fue abordada por el destructor japonés Amagiri mientras participaba en una misión nocturna cerca de Nueva Georgia, en las Islas Salomón.10 11 John cayó de la lancha, hiriéndose nuevamente la columna. A pesar de su lesión, ayudó a sus otros diez compañeros sobrevivientes, y en especial a uno al que cargó por estar muy malherido, a llegar a una isla donde fueron rescatados. Por esta acción, recibió la Medalla de la Marina y del Cuerpo de Marines ("Navy and Marine Corps Medal") y el siguiente reconocimiento:

Por una conducta extremadamente heroica como Oficial Comandante de la Lancha Torpedera 109 luego de la colisión y hundimiento del navío en la Guerra del Pacífico el 1-2 de agosto de 1943. Sin importar el daño personal, el alférez de navío Kennedy luchó sin vacilar contra las adversidades en las tinieblas para dirigir las operaciones de rescate, nadando muchas horas para rescatar y proveer de ayuda y comida a sus compañeros una vez que éstos se encontraban a salvo en la costa. Su valor sobresaliente, entereza y liderazgo contribuyeron a salvar la vida de muchas personas y a mantener las mejores tradiciones de la Armada estadounidense.

Otras condecoraciones de Kennedy en la Segunda Guerra Mundial fueron el Corazón Púrpura, la Medalla de la Campaña Asia-Pacífico (Asiatic-Pacific Campaign Medal) y la Medalla de la Victoria de la Segunda Guerra Mundial (World War II Victory Medal). Fue dado honorablemente de baja a principios de 1945, unos pocos meses antes de la rendición japonesa. Sus actos en la guerra fueron popularizados cuando se convirtió en presidente, siendo objeto de varios artículos de revistas, libros, historietas, especiales de televisión y películas. Contribuyó a hacer de la PT-109 una de las naves más famosas de la Armada de los Estados Unidos durante la Guerra: modelos a escala e incluso figuras de G.I. Joe sobre el incidente siguen produciéndose en el siglo XXI.

Durante su presidencia, Kennedy admitió privadamente a sus amigos que no se sentía merecedor de las medallas recibidas, pues el incidente de la PT-109 fue resultado de una operación militar que costó la vida a dos miembros de su tripulación. Cuando un reportero le preguntó cómo se convirtió en un héroe, Kennedy bromeó: "Fue involuntario. Ellos hundieron mi barco".

En agosto de 1963, tres meses antes de su asesinato, Kennedy escribió: "A cualquier hombre que se le pregunte en este siglo qué hizo para que su vida valiera la pena, creo que puede responder con harto orgullo y satisfacción: serví en la Marina de los Estados Unidos"

En mayo de 2002, una expedición de la National Geographic encontró lo que se supone son los restos de la PT-109 en las Islas Salomón. Un miembro de la familia Kennedy viajó a las islas para entregar un regalo a quienes rescataron a John y que todavía permanecían con vida, pero problemas de comunicación les impidieron participar en la ceremonia. Los guardacostas australianos a los que avisaron los nativos fueron invitados a la Casa Blanca.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, Kennedy consideró la idea de hacerse periodista. En los años anteriores a la guerra no había pensado en la política pues su familia había depositado sus esperanzas políticas en su hermano mayor, Joseph P. Kennedy, Jr.. Sin embargo, Joseph falleció en la Segunda Guerra Mundial. Cuando en 1946 el Representante de los Estados Unidos James Michael Curley dejó su cargo vacante en un distrito predominantemente demócrata para aspirar al cargo de alcalde de Boston, Kennedy se postuló al cargo de Representante, obteniendo la victoria ante su oponente republicano por una amplia mayoría. Fue miembro del Congreso durante seis años. Sus votos a las distintas iniciativas no se ajustaron a una tendencia fija, y frecuentemente diferían de la posición del presidente Harry S. Truman y de la del resto del Partido Demócrata. En 1952 venció al candidato republicano Henry Cabot Lodge, Jr. en la elección por el cargo de senador de los EE. UU.

Kennedy contrajo matrimonio con Jacqueline Lee Bouvier el 12 de septiembre de 1953. Durante los dos años siguientes se sometió a varias operaciones por sus problemas de columna vertebral. Llegó a estar a las puertas de la muerte (recibió entonces el sacramento de la extremaunción, como haría cuatro veces en su vida). Estuvo por tanto ausente en varias sesiones del Senado. Durante su convalecencia escribió Perfiles de Coraje, libro en el que describe ocho situaciones en las que senadores de EE. UU. arriesgaron sus carreras por mantenerse firmes en sus convicciones y creencias personales. El libro fue premiado en 1957 con el premio Pulitzer a la mejor biografía.

En 1956, el candidato presidencial Adlai Stevenson dejó en manos de la Convención del Partido Demócrata la nominación de un candidato a la vicepresidencia de los EE. UU. Kennedy terminó segundo en las votaciones, superado por el Senador Estes Kefauver de Tennessee. Gracias a este episodio y a pesar de su derrota, Kennedy adquirió notoriedad nacional, lo cual le ayudaría en los años siguientes. Su padre, Joseph Kennedy, señaló que en el fondo era bueno para John no haber obtenido la nominación, porque luego muchos hubieran culpado a los católicos de la derrota electoral, aunque en privado reconocieran que cualquier demócrata hubiera tenido graves dificultades compitiendo contra Eisenhower en 1956.

John F. Kennedy votó, como senador, la aprobación final de la Ley de Derechos Civiles de 1957, la primera ley que protegía algunos derechos de las minorías, particularmente el derecho efectivo al voto de los negros en los estados sureños. Sin embargo, previamente Kennedy había votado a favor de una enmienda que limitaba la capacidad de los tribunales para perseguir los incumplimientos de tales derechos civiles, enmienda que estrechaba en gran parte la efectividad de la ley (dejaba a la ley "sin dientes", como se dijo entonces), al impedir la condena de los que la violaran. Algunos segregacionistas radicales, como los senadores James Eastland y John McClellan, o el gobernador de Misisipi James Coleman, fueron de los primeros que apoyaron la campaña presidencial de Kennedy. En 1958, Kennedy fue reelegido como senador por un segundo período, derrotando por amplio margen a su oponente republicano, el abogado bostoniano Vincent J. Celeste.

Años después se revelaría que en septiembre de 1947, cuando tenía 30 años de edad y durante su primer período como congresista, Kennedy fue diagnosticado con la enfermedad de Addison (una deficiencia hormonal muy rara) por Sir Daniel Davis en "The London Clinic". Este y otros problemas médicos fueron mantenidos en secreto para el público y para la prensa durante toda la vida de Kennedy.

El Senador republicano por Wisconsin Joseph McCarthy, principal responsable de la persecución anticomunista de principios de los años 1950, fue un gran amigo de la familia Kennedy. Joe Kennedy apoyó siempre a McCarthy. Robert F. Kennedy trabajó para el subcomité de McCarthy, y McCarthy estuvo relacionado sentimentalmente con Patricia Kennedy. En 1954, cuando el Senado estudiaba condenar al senador de Wisconsin, John Kennedy redactó un discurso censurando a McCarthy, pero nunca lo entregó. El 2 de diciembre de 1954 el Senador Kennedy se encontraba en el hospital cuando el Senado comunicó su altamente publicitada decisión de censurar a McCarthy. Aunque ausente, Kennedy pudo haber influido en la decisión, pero optó por no hacerlo y nunca indicó cómo hubiera votado. Este episodio dañó severamente el apoyo a Kennedy en la comunidad más progresista, especialmente de Eleanor Roosevelt, incluso en la elección de 1960.

El 2 de enero de 1960, Kennedy manifestó su intención de competir en las elecciones presidenciales de ese mismo año. En las elecciones primarias del partido demócrata, compitió con el Senador Hubert Humphrey de Minnesota y el Senador Wayne Morse de Oregón. Kennedy venció a Humphrey en Wisconsin y Virginia Occidental, y a Morse en Maryland y Oregón. También superó a cierta oposición simbólica (muchos eran candidatos informales, nombres escritos por el propio votante al rellenar la papeleta) en Nuevo Hampshire, Indiana y Nebraska. En Virginia Occidental, visitó las minas de carbón y conversó con los mineros para lograr su apoyo; la mayoría del electorado en ese estado era conservadora y protestante, muy recelosa del catolicismo de Kennedy; pese a ello resultó victorioso precisamente en Virginia Occidental, lo que confirmó su prestigio como candidato de gran atractivo popular.

Con Humphrey y Morse fuera de la competencia, el principal oponente de Kennedy en la convención de Los Ángeles fue el Senador Lyndon B. Johnson de Texas. Adlai Stevenson, el candidato nominado por los demócratas en 1952 y 1956, no estaba compitiendo oficialmente pero tenía gran apoyo de las bases, presentes o no en la convención. El Senador Stuart Symington, de Misuri, también era aspirante. El 13 de julio, Kennedy consiguió ser elegido candidato presidencial del Partido Demócrata, siendo el segundo católico que lo lograba (Al Smith fue el primero en 1928, apoyado por Joseph Kennedy Sr.). Kennedy le pidió a Johnson que fuera su candidato a la Vicepresidencia, a pesar de la oposición de muchos delegados progresistas, y del grupo cercano a Kennedy, incluyendo a su hermano Robert. Pero necesitaba la popularidad de Johnson en los Estados del Sur para ganar en la que se preveía como una de las elecciones presidenciales más reñidas desde 1916. Los temas de mayor importancia incluían el catolicismo de Kennedy, Cuba, la preocupación respecto a si la Unión Soviética estaba ganando o no la carrera espacial y los programas de misiles.

Al contrario de lo que los periódicos señalan, yo no soy el candidato católico a presidente. Soy el candidato del Partido Demócrata a presidente, que resulta que también es católico. No hablo por mi Iglesia en temas públicos –y la Iglesia no habla por mí–. [...] Pero si alguna vez llegara el tiempo –y yo no creo que tal conflicto sea remotamente posible– cuando el cargo requiera o que viole mi conciencia o que viole el interés nacional, entonces renunciaré al cargo; y espero que cualquier servidor público cuerdo haga lo mismo.

Kennedy sentía que los temas de importancia para los ciudadanos estadounidenses se estaban dejando de lado en los debates, en los cuales se le solía atacar por su catolicismo, aprensión compartida por gran parte de la población, no solo debido a la mayoría protestante, sino también porque nunca habían tenido a un católico como presidente. Para explicar y calmar el temor del electorado respecto a si sus creencias influenciarían sus decisiones como presidente, y para tratar de que los debates volvieran a los temas principales de la situación estadounidense y mundial de 1960, el 12 de septiembre dio un discurso ante la "Gran Asociación Ministerial de Houston" (organización de líderes y predicadores protestantes del área metropolitana de Houston) (Greater Houston Ministerial Association), en el cual intentó aclarar las dudas en relación con su religión y declarar cómo actuaría en situaciones políticas que fueran contrarias a sus principios religiosos. Mencionó los temas que a él le parecían más importantes: la creciente influencia del comunismo, la pobreza de la población, refiriéndose a las personas que vio en Virginia Occidental que no tenían qué comer y a aquellas familias que se habían visto forzadas a entregar sus granjas, la escasez de colegios y el aumento de las poblaciones pobres. Mencionó también el retraso del país en la carrera espacial. En este discurso dijo una de sus frases célebres: «No soy el candidato católico a la presidencia. Soy el candidato del Partido Demócrata que resulta que también es católico. No hablo por la iglesia en temas públicos –y la iglesia no habla por mí–». Kennedy, que destacó en su presidencia por la lucha a favor de los derechos civiles, planteó en el discurso el tema relativo a la discriminación que en esa época se tenía en contra de los católicos, preguntando si los católicos perdían su derecho a ser presidente, o a otros cargos públicos, desde el día en que eran bautizados.

Entre septiembre y octubre se realizaron tres debates presidenciales entre Kennedy y Richard Nixon, en ese momento Vicepresidente de los Estados Unidos y también el candidato presidencial Republicano. El 26 de septiembre 70 millones de espectadores presenciaron el primer debate presidencial transmitido por televisión en la historia de los EE. UU. Antes del primer debate Nixon había pasado dos semanas en el hospital debido a una lesión en su pierna, lucía barba de muchas horas, y no se quiso maquillar. Parecía estar tenso e incómodo, mientras que Kennedy apareció relajado. Al terminar el debate gran parte de la audiencia dio a Kennedy como ganador. Sin embargo quienes lo escuchaban por la radio dieron a Nixon como ganador, o dijeron que el resultado era un empate.18 El 7 de octubre se realizó el segundo debate y el tercer y último debate tuvo lugar el 13 de octubre. Actualmente los debates televisados son considerados fundamentales en la política estadounidense, pero fue el debate Kennedy-Nixon de 1960 el momento a partir del cual la televisión pasaría a ejercer un rol predominante en la política.7 Después del debate, la campaña de Kennedy ganó impulso, logrando sobrepasar por algunos puntos a Nixon en la mayoría de las encuestas. El martes 8 de noviembre, Kennedy venció a Nixon en una de las elecciones presidenciales más ceñidas del siglo XX. En el voto popular nacional Kennedy derrotó a Nixon por 49,7 % contra 49,5 %, mientras que en el colegio electoral ganó con 303 votos contra los 219 obtenidos por Nixon (se necesitaban 269 para ganar). Catorce electores de Misisipi y Alabama rehusaron apoyar a Kennedy debido a su apoyo al movimiento de derechos civiles; estos electores dieron sus votos al senador Harry F. Byrd, Sr. de Virginia.

Kennedy, con 43 años de edad, se convirtió en la persona más joven elegida como Presidente de Estados Unidos. Sin embargo, no fue el más joven en ejercer el cargo, pues en 1901, el vicepresidente Theodore Roosevelt, de 42 años de edad, ejerció como presidente tras el asesinato del presidente William McKinley. Además, Kennedy hasta ahora es el único presidente católico que ha tenido dicho país.




Dwight David «Ike» Eisenhower (Denison, 14 de octubre de 1890 - Washington D. C., 28 de marzo de 1969) fue un militar y político que sirvió como el 34.º presidente de los Estados Unidos entre 1953 y 1961. General de cinco estrellas del ejército de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, fue comandante supremo de las fuerzas aliadas occidentales en Europa y responsable de la planificación y supervisión de la invasión del norte de África en la operación Torch de entre 1942 y 1943 y de la exitosa invasión de Francia y Alemania entre 1944 y 1945 en el frente occidental.1 En 1951, se convirtió en el primer comandante supremo de la OTAN.

Descendiente de inmigrantes alemanes asentados en Pensilvania, Eisenhower se crio en una numerosa familia en el estado de Kansas y sus padres le dieron una sólida formación religiosa. Se graduó en West Point en 1915 y más tarde se casó con Mamie Doud, con quien tuvo dos hijos. Tras la Segunda Guerra Mundial, Eisenhower fue jefe de Estado Mayor del ejército durante la presidencia de Harry S. Truman y después ejerció como presidente de la Universidad de Columbia. Eisenhower entró en la carrera presidencial de 1952 de la mano del Partido Republicano para contrarrestar las políticas de no intervención defendidas por el senador republicano Robert A. Taft e hizo campaña contra «el comunismo, Corea y la corrupción». Consiguió derrotar por amplio margen al candidato demócrata Adlai Stevenson y así puso fin a dos décadas de hegemonía demócrata y a la llamada «coalición del New Deal». Fue el primer presidente estadounidense en ver sus mandatos constitucionalmente limitados por la Vigesimosegunda Enmienda.

Los principales objetivos de Eisenhower durante su presidencia fueron mantener la presión sobre la Unión Soviética a través de la llamada doctrina Eisenhower y reducir el déficit federal. En el primer año de su presidencia, amenazó con usar armas nucleares en un esfuerzo por poner fin a la guerra de Corea; su nueva imagen política priorizó la construcción en masa de armas nucleares baratas para la disuasión nuclear, mientras reducía los fondos para las fuerzas militares convencionales. Ordenó los golpes de Estado en Irán y Guatemala y negó ayuda material de importancia a Francia en Indochina, aunque sí aportó ayuda financiera y daría un fuerte apoyo económico a la recién creada Vietnam del Sur. El Congreso apoyó su solicitud de 1955 para la resolución de Formosa, lo que obligó a Estados Unidos a apoyar militarmente al gobierno prooccidental de la República de China en Taiwán y mantener el aislamiento de la República Popular China, que dominaba el territorio continental.

Después de que la Unión Soviética pusiera en órbita el primer satélite artificial de la historia en 1957, Eisenhower autorizó la creación de la NASA y con ella el inicio de la carrera espacial. Durante la crisis de Suez de 1956, Eisenhower condenó la invasión israelí, británica y francesa de Egipto, y los obligó a retirarse. A su vez condenó la invasión soviética durante la Revolución húngara de 1956, pero no tomó ningún otro tipo de acción. Envió 15 000 soldados a Líbano en 1958 para evitar el derrocamiento del gobierno prooccidental a manos de una revolución inspirada en los principios del gobierno del presidente egipcio Nasser. Hacia el final de su mandato, sus esfuerzos por celebrar una reunión con los soviéticos se vinieron abajo tras el incidente del U-2.3 En su discurso de despedida a la nación del 17 de enero de 1961, Eisenhower avisó sobre los peligros del enorme gasto militar del país y en particular sobre el déficit que este generaba y los contratos que el gobierno tenía con los fabricantes privados de armamento, y acuñó el término «complejo industrial-militar».

En Estados Unidos, durante las dos legislaturas de Eisenhower se vivió una considerable prosperidad económica, a excepción de la fuerte recesión de entre 1958 y 1959. Opuesto, aunque no públicamente, a Joseph McCarthy, contribuyó a poner fin al macartismo con un amplio uso de su llamado «privilegio ejecutivo». Conservador moderado, mantuvo los organismos del New Deal y amplió la Seguridad Social. Puso en marcha el Sistema Interestatal de Autopistas, las agencias DARPA y NASA, estableció una sólida educación científica a través de la National Defense Education Act y alentó el uso pacífico de la energía nuclear gracias a la Atomic Energy Act; sin embargo, Eisenhower a menudo dejaba la mayor parte de la actividad política a nivel nacional en manos de su vicepresidente, Richard Nixon.

Aclamado por las encuestas de Gallup como el «hombre más admirado» en doce ocasiones, logró una estima popular generalizada, tanto durante como después de su presidencia. Desde finales del siglo xx, existe consenso entre los estudiosos occidentales para situar a Dwight Eisenhower como uno de los presidentes de Estados Unidos mejor valorados.

David Dwight Eisenhower (el apellido original alemán es «Eisenhauer») nació en la ciudad de Denison, en el estado de Texas, el 14 de octubre de 1890. Eisenhower fue el tercero de los tres hijos del matrimonio formado por Jacob David Eisenhower e Ida Elizabeth Stover. Sus orígenes familiares se hallaban en Alemania, más concretamente en Karlsbrunn, en el Sarre, ya que su antepasado Hans Nicolas Eisenhauer y su familia emigraron desde allí en 1741 hacia Lancaster, en el estado de Pensilvania. Su familia se estableció posteriormente en Abilene, Kansas, en 1892. En 1895 su madre llegó a formar parte de los Testigos de Jehová,8 habilitando la casa familiar como lugar de reuniones de los Testigos de Jehová entre 1896 y 1915.

A la edad de trece años, sufrió una caída banal que le produjo una ligera herida cortante en una rodilla. No comunicó el hecho a sus padres y a los pocos días la infección habìa llegado hasta la ingle. El médico participante aconsejó la amputación. Dwight enterado de ello alegó que prefería la muerte y le hizo jurar a su hermano menor que no permitiría la amputación, permaneciendo este de guardia frente a la puerta del dormitorio durante más de dos días, sin retirarse siquiera para comer. Tras las oraciones de toda la familia y la sorpresa del médico, comenzó una franca mejoría, que permitió a la postre salvar su pierna.

Aunque su nombre era David Dwight, la familia y amigos le llamaban simplemente Dwight. Más adelante, cambió el orden de sus nombres de pila (según el personal de la Biblioteca y el Museo de Eisenhower, el cambio de nombre se produjo más tarde, cuando se matriculó en la Academia Militar de West Point). Eisenhower se graduó en la High School de Abilene en 1909.

En 1915 salió licenciado de la Academia Militar de West Point, con el grado de teniente de infantería,10 pasando a ocupar sus primeros destinos como militar de carrera. En 1917 participa como teniente en la expedición punitiva para atrapar a Pancho Villa, quien era buscado por Estados Unidos por atacar el pueblo de Columbus.

Durante la Primera Guerra Mundial, en la que Estados Unidos se incorporó a los aliados en 1917, en las últimas fases de la guerra, Eisenhower se encargó del adiestramiento de las tropas reclutadas para su envío al Frente Occidental, sin llegar pues a adquirir experiencia real de combate, aunque alcanzó el grado de comandante para el final de la guerra.

Acabada la guerra, y tras ampliar los estudios efectuados en la Academia Militar, fue destinado al Estado Mayor del Ejército, donde permanecería la mayor parte de su carrera, hasta 1935.10 La presencia en oficinas de planificación marcaría su carrera posterior, encarada a la planificación de operaciones militares.

En 1935, Eisenhower acompaña a Douglas MacArthur a las Filipinas, donde sirve como asistente militar del Gobierno Filipino. Durante su estancia en las Filipinas aprende a volar, aunque nunca fue calificado como piloto militar.

Cuando el 7 de diciembre de 1941 los japoneses lanzaron su ataque de Pearl Harbor, Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial, formando parte de los Aliados, Dwight Eisenhower ya había ascendido a general, y fue enviado a principios de 1942 a Londres para iniciar contactos con el Ejército británico con el fin de organizar un segundo frente en Europa para luchar contra la Alemania nazi,10 lo que estaba reclamando la Unión Soviética para reducir la presión que ejercía la Wehrmacht sobre el Ejército Rojo.

Finalmente, se sentaron las bases para un desembarco conjunto de británicos y estadounidenses en el norte de África, la llamada Operación Torch. Para la planificación definitiva de la compleja operación, Eisenhower instaló su cuartel general en el punto más cercano posible, en la base naval británica de Gibraltar, desde donde inició discretos contactos con las autoridades de la Francia de Vichy en Marruecos, Argelia y Túnez para lograr el éxito del desembarco, contactos que llegaron a efectuarse con el almirante François Darlan, uno de los líderes del Gobierno de Vichy (y que el día del desembarco se hallaba presente en Argel), y con Henri Giraud, en quien estadounidenses y británicos veían una posible alternativa a la Francia Libre del general Charles de Gaulle, así como con Alphonse Juin, jefe de las tropas de Vichy en la zona. Los contactos fueron llevados a cabo por Robert Murphy, representante personal del presidente Franklin D. Roosevelt.

Tras el éxito del desembarco, ejecutado el 8 de noviembre de 1942, Eisenhower fue puesto al mando de todas las tropas de los Aliados en la Campaña en África del Norte, quedándole subordinado el general británico Bernard Montgomery, con quien tuvo algunos roces,10 debido al afán de protagonismo de Montgomery.

Debido al cargo que ocupaba, empezó a ocuparse de diversos aspectos políticos, intentando en un primer momento mantener alejados del norte de África a los partidarios de De Gaulle, con quien los anglosajones ya habían tenido algunos roces. Sin embargo, tras el asesinato en Argel del almirante Darlan el 24 de diciembre de 1942 cometido por el joven gaullista Fernand Bonnier de La Chapelle,12 desaparecieron esos problemas políticos, reconociendo los franceses de África como jefe a De Gaulle, con lo que Eisenhower pudo ocuparse en planificación del siguiente paso militar, la campaña de Túnez, lugar a donde se había retirado el Afrika Korps del mariscal Erwin Rommel, que había recibido mientras tanto importantes refuerzos.

A pesar del mal inicio de la campaña, con la derrota sufrida por el II Cuerpo de Ejército estadounidense en el paso de Kasserine el 16 de febrero de 1943, Eisenhower, que había reclamado al general George Patton para que asumiese el mando del II Cuerpo tras la derrota en el paso de Kasserine, logró la capitulación de las tropas del Eje en África el 13 de mayo de 1943.

Para el regreso a Europa de las tropas de los Aliados, se eligió la zona de Sicilia, que ofrecía claras ventajas: se atacaba a Italia, el miembro más débil de la alianza nazi-fascista, en su propio territorio, cerca de las bases establecidas por los Aliados en el norte de África recién conquistado, y se daba un paso definitivo para el control del mar Mediterráneo, expulsando de él a los alemanes. Era además una buena oportunidad para probar las capacidades de los Aliados para llevar a cabo una operación militar de gran envergadura, con la vista puesta en el futuro.

Eisenhower decidió que la Operación Husky, nombre que recibió la invasión, fuese llevada a cabo conjuntamente por tropas británicas y estadounidenses, para lo que se creó un Grupo de ejércitos, el 15.º Grupo de Ejércitos, a cuyo frente se puso al mariscal británico Harold Alexander, que estaría formado por el 7.º Ejército estadounidense, mandado por George Patton, y el 8.º Ejército británico, al mando de Bernard Montgomery. Por su parte, el Eje contaba con tropas italianas, el 6.º Ejército, al mando del general italiano Alfredo Guzzoni, pero también con el 14.º Ejército alemán al mando del general Albert Kesselring, estando nominalmente al frente de todas las tropas del Eje en la isla el italiano Guzzoni.

Por otra parte, con el fin de reducir el coste en vidas humanas de la operación, se iniciaron discretos contactos con la Mafia, a través de Lucky Luciano, quien a la sazón se hallaba encarcelado en Nueva York. Los contactos fructificaron, debido además a que el Fascismo había mostrado su radical voluntad de acabar con la Mafia.

Finalmente, el 10 de julio de 1943, con un importante despliegue aéreo y naval, se efectuaron los desembarcos previstos, iniciándose una carrera entre jefes de los dos ejércitos Aliados por ver quién llegaba antes a Mesina dando por acabada la campaña. Patton resultó vencedor en esta lucha personal con Montgomery, entrando en Mesina el 17 de agosto.

Siempre desde su cuartel general, que había instalado en Argel, Dwight D. Eisenhower inició pues la planificación del siguiente paso, la invasión de Italia, con el objetivo puesto en apartar a Italia de la guerra, provocando la caída del régimen fascista de Benito Mussolini. Sin embargo, las circunstancias se precipitaron debido al hecho de que Mussolini fue defenestrado por una mayoría de los miembros del Gran Consejo Fascista, el máximo órgano del Partido Nacional Fascista italiano, en una operación urdida por el rey Víctor Manuel III, tras lo cual se iniciaron conversaciones secretas en Lisboa con vistas a la firma de un armisticio, a solicitud de los italianos.

Las conversaciones acabaron por desembocar en la firma del armisticio de Cassibile, por el cual Italia abandonaba su alianza con el Tercer Reich, aunque los italianos rogaron que la firma del armisticio permaneciese en secreto hasta el desembarco en Italia de las tropas de los Aliados. En cumplimento de los acuerdos pactados, el 3 de septiembre de 1943 los Aliados cruzaron desde Sicilia el estrecho de Mesina, ocupando sin excesiva oposición italiana el puerto de Mesina. Se trataba de una estrategia sumamente conservadora, ya que las circunstancias posiblemente hubiesen permitido el desembarco en algún lugar más al norte, con lo que la campaña de Italia que tuvo lugar a continuación hubiese sido mucho menos lenta.

En cualquier caso, los acontecimientos en Italia se precipitaron. Por un lado, Mussolini fue liberado por los alemanes del confinamiento a que se encontraba sometido, formando la llamada República Social Italiana, que seguía colaborando con la Alemania nazi. Por otro, el mariscal Pietro Badoglio, aunque mantenido aparte por los Aliados, intentó organizar un Ejército italiano que luchase junto con las tropas de los Aliados. Finalmente, se avanzó lentamente hacia el norte, tan lentamente que en diciembre los Aliados se vieron frenados unos 100 km al sur de Roma por las defensas apresuradamente preparadas por los alemanes en la Línea Gustav.

El 28 de noviembre de 1943 se inició en Teherán (Persia) la llamada Conferencia de Teherán, celebrada con asistencia de los tres principales líderes políticos de los Aliados: Churchill por los británicos, Roosevelt por los estadounidenses y Stalin por los soviéticos. Entre los varios acuerdos tomados en la misma, destacaba el de la apertura de un segundo frente en Europa, que debería añadirse al ya existente en Italia y al Frente Oriental, a petición de Stalin, ya que el Ejército Rojo estaba llevando el peso de la lucha en Europa contra la Wehrmacht.

Puesto que los Estados Unidos iban a ser los suministradores de la mayor parte de los hombres que tomarían parte en el previsto desembarco, y puesto que la mayor parte del material militar con el que estarían equipadas las tropas iba a ser estadounidense, se decidió que fuese también un estadounidense quien estuviese al mando de la operación y de sus preparativos. Roosevelt no deseaba desprenderse de su consejero militar, el general George Catlett Marshall, con lo que finalmente optó por encargar la planificación y ejecución de la operación a un hombre que ya había probado sus dotes de planificación y de mando en las campañas en el norte de África y en Italia. Otra alternativa hubiese sido el general George Patton, pero la mala imagen que arrastraba desde algunos incidentes en Sicilia y los enfrentamientos que había sostenido con el general británico Bernard Montgomery hicieron que se le relegase, aunque se le encargó poner a punto un ejército fantasma simulado con el que se iba a encubrir la operación real, amenazando a los alemanes con una posible invasión en la zona de Calais, la Operación Fortitude, tarea en la que Patton obtuvo un éxito total.

Eisenhower se encargó pues de planificar las operaciones militares del Desembarco de Normandía, el 6 de junio de 1944, así como de efectuar todos los contactos políticos necesarios en función de la gran complejidad de la operación y del gran número de países Aliados que participaron en la operación: Francia Libre, Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Checoslovaquia, Polonia o Grecia tuvieron participación, además de Estados Unidos y el Reino Unido, sin olvidar a dominios británicos como Canadá, Sudáfrica, Nueva Zelanda o Australia, además de la India. También participaron Brasil y otros países aportaron voluntarios como Argentina y Uruguay. Basta la mera enumeración de países cuyas unidades militares tomaron parte en el desembarco y las operaciones subsiguientes para comprender la enormidad de la tarea.

El general Eisenhower y su equipo de ayudantes eligieron la costa de Normandía para el desembarco, prefiriéndola a otras posibles alternativas. Especialmente interesante era el hecho de que las playas en las que se realizaría el desembarco quedaban dentro del radio de acción de los aviones con base en Gran Bretaña, sin olvidar que en el canal de la Mancha era muy fácil lograr una absoluta supremacía aérea y naval para los Aliados.

La planificación de la operación, la mayor operación de desembarco de tropas llevada a cabo hasta hoy en día, supuso un esfuerzo considerable, para el que se tuvieron en cuenta innumerables factores: desde los climatológicos, con análisis de las condiciones climatologicas previstas en la zona de desembarco en la fecha del mismo y en los días posteriores, hasta la forma de abastecer a las tropas una vez desembarcadas, para lo que se llegó a diseñar puertos artificiales (puertos Mulberry) o incluso un oleoducto que trasladaría el carburante necesario a través del canal, PLUTO, pasando por el diseño y construcción, por parte de los británicos, de carros de combate especializados pensados especialmente para apoyar y facilitar el desembarco.

Sin embargo, pese a las dotes diplomáticas de Eisenhower, se plantearon graves problemas respecto de la Francia Libre de Charles de Gaulle, ya que los franceses entendían que se les dejaba al margen de la toma de decisiones.13 Presionado por Winston Churchill, Eisenhower se negó a otorgar mayor protagonismo a los franceses libres hasta que se hubiesen celebrado elecciones en Francia.13 Estos hechos comportaron consecuencias de cara a la situación posterior en la campaña de Francia, especialmente en agosto de 1944, al tratarse la posible Liberación de París.

La operación planificada comportaba un desembarco en cinco playas distintas, con los siguientes nombres en clave: Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword. El primer objetivo del desembarco era el de asegurar las propias playas, para lo cual se lanzaron tropas paracaidistas desperdigadas por todo el interior de Normandía, la 82.ª División Aerotransportada y la 101.ª División Aerotransportada estadounidenses y la 6.ª División Aerotransportada británica. La misión de los paracaidistas era la de retrasar o evitar la llegada de refuerzos alemanes, especialmente de las divisiones blindadas desplegadas en la zona de Caen y que el engaño de George Patton con su Operación Fortitude mantenía allí en espera de una hipotética invasión.

Una vez logrado el control de las playas, el objetivo para la semana siguiente a la operación era el de asegurar el interior de Normandía, con la finalidad de garantizar la supervivencia de las tropas desembarcadas, tras lo que se lanzaría un asalto hacia los principales puertos de la zona (especialmente Cherburgo) para poder desembarcar en ellos suministros y nuevas tropas con las que poder desplegar la capacidad de combate en forma de hombres y equipamiento militar de los Aliados.

Tras varios sucesivos aplazamientos, finalmente, aunque Eisenhower seguía teniendo dudas, quedó definitivamente fijado el día de la invasión, el Día D, para el 6 de junio de 1944.

A pesar de algunos contratiempos, que afectaron en mayor medida a algunas de las playas del desembarco, y a pesar de los temores del propio Eisenhower, finalmente la batalla de Normandía abrió la puerta a la recuperación de la Francia ocupada por los alemanes.

Con la consolidación de la presencia militar de los Aliados en Europa tras el exitoso resultado de la batalla de Normandía, Ike Eisenhower quedaba acreditado como quien había conducido a la victoria a los Aliados, y ello desde los primeros compases de la presencia en el conflicto de las tropas estadounidenses. Lógicamente, fue el encargado de planificar la siguiente fase de la guerra en el Frente Occidental. Se ponía el acento en el rápido avance hacia el este, presionando a los alemanes en retirada, asegurando el control de la costa del canal de la Mancha, y dejando de lado el interior de Francia. Para completar la presión ejercida, a la vez que para intentar superar la férrea oposición que los alemanes mantenían en Italia, el equipo de Eisenhower planeó un desembarco en el sur de Francia, en la costa del Mediterráneo, lo que sería finalmente la Operación Anvil, realizada el 15 de agosto de 1944.

Respecto de la Liberación de París, Eisenhower pretendía pasar de largo la ciudad de París por el norte, para poder aprovechar la situación de desorganización de la Wehrmacht y alcanzar la línea del río Rin antes de que pudiesen reaccionar y acabar la guerra antes de finalizar 1944.

Sin embargo, el general Charles de Gaulle ordenó en agosto al jefe de la 2.ª División Blindada de la Francia Libre, el general Leclerc, que se dirigiese hacia París, contraviniendo las órdenes del superior de Leclerc, el general estadounidense Leonard T. Gerow, y del propio Eisenhower. De Gaulle pretendía apoyar la sublevación de la población de París, evitando que la misma fuese utilizada como medio propagandístico por el Partido Comunista Francés. Igualmente, De Gaulle buscaba sustraer a Francia de quedar sometida tras la liberación a un Allied Military Government of Occupied Territories (AMGOT), es decir, a un control militar de los anglosajones sobre el país. Finalmente, De Gaulle comprendía que la liberación de París serviría como palanca para lograr no sólo la consolidación de su persona al frente de la Francia Libre sino también la conversión de la propia Francia Libre en el elemento de conexión de Francia con los Aliados vencedores.

No obstante, ante la situación de hecho creada por el avance hacia París de la 2.ª División Blindada francesa en solitario y sin autorización, Eisenhower, aunque molesto al tener que asumir el coste de alimentar a los ciudadanos parisienses tras la liberación, lo que iba a sobrecargar las líneas de suministros de sus ejércitos, se rindió a la evidencia, aceptando los hechos consumados y enviando como respaldo de la operación, además de para obtener réditos políticos y propagandísticos, a la 4.ª División de Infantería estadounidense hacia París.

Tras los resultados de la campaña en Francia, la estrategia diseñada por Eisenhower buscó un equilibrio entre las exigencias de dos de los principales líderes militares de los Aliados, el general británico Bernard Law Montgomery y el general estadounidense George Patton.

Debido a la escasez de suministros, puesto que los Aliados no habían ocupado todavía o no habían logrado poner en servicio ninguno de los grandes puertos franceses del Atlántico, bien en el canal de la Mancha bien en el golfo de Vizcaya, el avance de las tropas hacia Alemania empezaba a reducir su impulso. Por otro lado, el propio Eisenhower había estimado mal la capacidad de resistencia de los alemanes, esperando tardar mucho más tiempo en avanzar hasta la antigua frontera francoalemana del que realmente había sido necesario.

Ante esta situación, Patton pretendía obtener prioridad en el suministro de carburante, recambios y abastecimientos en general para sus tropas, con lo que lograría un avance rápido hacia la frontera alemana, atravesando el río Rin y penetrando en el corazón industrial de Alemania, esperando poner rápidamente fin a la guerra. Adicionalmente, Montgomery debería guardar su flanco, avanzando hacia el valle del Ruhr.

Por el contrario, la visión de Montgomery era diferente, y solicitaba ser él quien recibiese prioridad en los suministros, para avanzar pegado al canal de la Mancha, atravesando Bélgica y Holanda para penetrar por el norte en Alemania, por la desembocadura del Rin. En esta concepción, sería Patton quien guardaría el flanco de Montgomery en su avance.

La decisión inicial de Eisenhower fue pues buscar un equilibrio entre ambas concepciones, con lo que se atuvo al plan inicial, de avance más lento a lo largo de toda la línea del frente. Sin embargo, debido a consideraciones de tipo político para con sus aliados británicos, finalmente Eisenhower optó por dar mayor prioridad de suministros a Montgomery, ya que además esperaba que el avance por la orilla del canal de la Mancha les permitiese a los Aliados la toma del importante puerto de Amberes, solventando así los problemas de falta de suministros.

Tropas del XXX Cuerpo de Ejército británico atraviesan el río Waal en Nimega tras la toma de la ciudad y de su puente.
La versión definitiva del plan propuesto por Montgomery y aceptado por Eisenhower para la Operación Market Garden era sumamente ambiciosa, comportando dos partes diferenciadas, Market y Garden.

Market era una operación aérea, para la que se utilizaría a tropas paracaidistas británicas, estadounidenses y polacas, que consistía en el lanzamiento de los paracaidistas en una serie de puentes a lo largo de Bélgica y Holanda, con la misión de tomarlos antes de que fuesen destruidos por los alemanes, conservándolos intactos en su poder hasta la llegada de las tropas terrestres de los Aliados.

Garden era una operación terrestre, que suponía el avance rápido en columna de las tropas Aliadas, a la mayor velocidad posible, relevando a su llegada a los paracaidistas y asegurando la zona, siguiendo inmediatamente al siguiente puente, como si los paracaidistas hubiesen tendido una alfombra a través de la cual se desplazasen las tropas terrestres, atravesando definitivamente el Rin.

Ciertamente, el plan ofrecía una serie de ventajas en caso de realizarse con éxito. En primer lugar, permitiría controlar el vital puerto de Ámsterdam, poniendo fin definitivamente a la penuria de suministros. En segundo lugar, se habría evitado forzar la Línea Sigfrido, barrera defensiva establecida en sus fronteras por los alemanes, y que se pensaba que estaba bien protegida. En tercer lugar, esta estrategia iba a permitir tomar los puntos de lanzamiento de los cohetes V-2 alemanes contra Londres y los puertos y ciudades ingleses. Y para terminar, se lograría avanzar en un sector que se hallaba protegido al norte por las costas del canal de la Mancha y del Mar del Norte, que se hallaba además más cercano a las bases aéreas de la Royal Air Force y de la USAAF en el Reino Unido.

Sin embargo, el plan adolecía de muy graves defectos. En primer lugar, la propia complejidad de la operación hacía que cualquier mínimo imprevisto afectase muy negativamente a las siguientes fases de la operación, como de hecho así sucedería posteriormente. La marcha de las tropas de tierra a través de una única carretera practicable, en una zona situada a veces bajo el nivel del mar y muy fácilmente inundable favorecía la defensa alemana. Puesto que la operación era en realidad una carrera contrarreloj, cualquier retraso sería fatal para los paracaidistas lanzados en los puntos más lejanos de la línea de avance prevista.

En segundo lugar, se produjo un fallo de gran alcance en los servicios de información aliados, que minusvaloraron la calidad y cantidad de las tropas alemanas desplegadas en la zona. Mientras que según los servicios de información se trataba de tropas escasas, mal equipadas y de escasa moral de combate, en realidad se ignoró la llegada a la zona de dos divisiones de las SS, la 9.ª División Panzer SS Hohenstaufen y la 10.ª División Panzer SS Frundsberg, divisiones experimentadas en combate y que ya se habían enfrentado a los Aliados en la batalla de Normandía, y que habían sido enviadas a la zona para reponerse de los combates anteriores.

En definitiva, tal como indica el libro del periodista e historiador Cornelius Ryan dedicado a esta batalla, la operación requería para su completo éxito la toma de un puente demasiado lejano, el situado en la ciudad holandesa de Arnhem sobre el río Rin.

Finalmente, el 16 de septiembre de 1944 dieron inicio las operaciones, con el bombardeo aéreo de las posiciones alemanas, seguido el 17 a primera hora del lanzamiento de los paracaidistas en los lugares designados. A mediodía, tras saber que los paracaidistas habían tomado la mayor parte de los objetivos asignados, se inició la parte terrestre de la operación, con el avance del XXX Cuerpo de Ejército británico. Aunque el avance fue inicialmente rápido, pronto aparecieron los problemas, ya que algunos de los puentes habían sido destruidos por los alemanes, debiendo tender puentes Bailey los ingenieros británicos, con los consiguientes retrasos que se iban acumulando. Además, el avance directo a través de una única carretera hacía que las constantes escaramuzas ralentizasen todavía más el avance, ya que era necesario eliminar todos y cada uno de los puntos de resistencia alemanes antes de proseguir el avance.

Además, a lo largo de los días siguientes, el mal tiempo impidió el envío de refuerzos y suministros a las unidades paracaidistas, con lo que las tropas de la 1.ª División Aerotransportada británica, que habían sido lanzadas en el extremo más alejado hacia el norte de la operación, en Arnhem, no pudieron recibir suministros ni refuerzos, además de constatar que por defectos de diseño sus radios no les permitían comunicarse con sus bases en la retaguardia y ni siquiera entre sí. Con mucho retraso, y cuando la situación ya era insostenible, recibieron como refuerzo a la 1.ª Brigada Independiente de Paracaidistas polacos, al mando del general Sosabowski, cuando ya sólo podía lograrse incrementar el número de bajas y prisioneros con dicho lanzamiento.

El día 25 de septiembre se dio la orden de retirada a los británicos y polacos que se hallaban combatiendo en Arnhem, sin que se hubiese pues logrado la conquista de una cabeza de puente al otro lado del río Rin como pretendía la operación, que se saldó pues con un fracaso respecto de los planteamientos iniciales.

Tras el fracaso en el avance que había supuesto la Operación Market Garden, con la llegada del invierno Eisenhower dio por terminadas las operaciones de envergadura, dedicándose a la consolidación de los territorios recuperados desde la partida de Normandía un par de meses antes, así como a la acumulación de recursos para reemprender el avance con el buen tiempo.

Sin embargo, el respiro fue también aprovechado por los alemanes, a la vez que Adolf Hitler encargaba a Gerd von Rundstedt la preparación de una contraofensiva, que pretendía que expulsase a los Aliados de Bélgica, Holanda y Luxemburgo, tomando el puerto de Amberes y soñando incluso con una reedición de la batalla de Francia en 1940 que volviese a abrir a los alemanes las puertas de París. La contraofensiva fue denominada por los alemanes Operación Wacht Am Rhein, y dio lugar a la batalla de las Ardenas.

En consecuencia, el 16 de diciembre de 1944 el 5.º Ejército Panzer, con siete divisiones, y el 6.º Ejército Panzer, con nueve divisiones, lanzaron un ataque, que arrolló a las primeras líneas defensivas de los Aliados, formadas por tropas inexpertas del Ejército estadounidense. El avance alemán estaba protegido en sus flancos por el 15.º Ejército y por el 7.º Ejército. El ataque produjo el desconcierto entre los Aliados, incluyendo a Eisenhower, ya que se pensaba que los alemanes estaban escasos de tropas y de recursos y, además, bajos de moral. Una de las claves de los primeros éxitos de los alemanes fue el mal tiempo, que impidió el despegue de la aviación aliada, para labores de observación del avance y para castigar a las columnas alemanas en marcha.

Tras unos primeros momentos en que cundió la alarma entre los Aliados, Eisenhower ordenó a las tropas del Tercer Ejército de Estados Unidos de George Patton, que se hallaban al sur, en la zona de la Lorena, y al Noveno Ejército de Estados Unidos del general William Hood Simpson, que se hallaba al norte de la zona atacada, que apoyasen al Primer Ejército de Estados Unidos de general Courtney Hodges, que era el que estaba soportando la parte principal de la ofensiva. Finalmente, tras la mejora del buen tiempo, que permitió la actividad aérea de los Aliados, y el agotamiento de las reservas de combustible de la Wehrmacht, que fracasó en conseguir capturar los almacenes de suministros Aliados, la batalla se dio por concluida hacia finales de enero de 1945, habiendo supuesto el agotamiento definitivo de la capacidad de los alemanes por mantener una mínima iniciativa estratégica.

Desde la derrota sufrida por los alemanes, pues, quedaban abiertas definitivamente las puertas para el siguiente paso a dar, la invasión del propio territorio alemán, y para el avance hacia el interior de Alemania, para lo cual iba a ser necesario atravesar la importante barrera que suponía el Rin.

Para la invasión de Alemania, Eisenhower tomó la decisión de avanzar por el norte, en las tierras llanas de la cuenca baja del Rin, desestimando las propuestas de Patton de hacerlo más al norte, y concediendo nuevamente el protagonismo a Montgomery.

Así, el 8 de febrero de 1945 dio comienzo la Operación Veritable, ejecutada por Montgomery, con el 2.º Ejército británico y el 1.er Ejército canadiense, agrupados en el 21.º Grupo de Ejércitos, para despejar el terreno para preparar el cruce de Rin, en el marco de la llamada Operación Grenade. Aunque en líneas generales Veritable cumplió con lo previsto, los estadounidenses no lograron impedir la destrucción de las presas en el río Ruhr, con lo que la operación se saldó con un fracaso.

Se inició entonces la búsqueda de un puente intacto sobre el río Rin, hasta que se dio con un puente intacto en la localidad renana de Remagen: el puente de Remagen. El puente fue tomado el 7 de marzo de 1945 por tropas de la 9.ª División Blindada estadounidense (Decimosegundo Grupo de Ejército de Estados Unidos, del general Omar Bradley), con lo que Eisenhower, modificando sus previsiones iniciales, ordenó el paso del mayor número de tropas posible a la orilla oriental del río, antes del hundimiento del viejo puente el 17 de noviembre. Aunque posteriormente se logró habilitar otros pasos en el río, la toma de este puente fue la que abrió definitivamente el corazón del territorio alemán a la ofensiva aliada, que se abrió en varias líneas de avance.

Por un lado, se ordenó a los británicos de Bernard Law Montgomery el avance hacia Hamburgo y Dinamarca, mientras que los estadounidenses de George Patton avanzaban por el centro de Alemania, siguiendo camino hasta alcanzar Praga, en Checoslovaquia, al acabar la guerra, no sin protestas de Patton, que deseaba haber avanzado hacia Berlín para arrebatar al Ejército Rojo la gloria de su conquista. Para terminar, tropas estadounidenses y francesas penetraban hacia el sur de Alemania, por Baviera, alcanzando Austria, aunque tampoco lograron llegar a Viena antes que el Ejército Rojo.

Finalmente, tras la batalla de Berlín el almirante Karl Dönitz, que había sucedido a Adolf Hitler tras el suicidio de éste, aceptó la rendición incondicional del Tercer Reich, el 7 de mayo de 1945. Eisenhower recibió en Reims a la delegación alemana enviada para firmar la rendición.




Harry S. Truman (Lamar, Estados Unidos, 8 de mayo de 1884-Kansas City, Estados Unidos, 26 de diciembre de 1972) fue el trigésimo tercer presidente de los Estados Unidos desde 1945 hasta 1953. Tercer vicepresidente de la administración de Franklin D. Roosevelt y trigésimo cuarto vicepresidente de los Estados Unidos, llegó a la presidencia el 12 de abril de 1945, menos de tres meses después de haberse convertido en vicepresidente, debido al fallecimiento del presidente Roosevelt al poco de comenzar su cuarto mandato.

Durante la Primera Guerra Mundial, Truman fue oficial de artillería, convirtiéndose en el único presidente del país que combatió en la Primera Guerra Mundial (su sucesor, Eisenhower, entrenó equipos de artilleros en Pensilvania). Después de que la guerra se convirtiese en parte de la maquinaria política del jefe policial Tom Pendergast y fuese elegido comisionado del condado en Missouri, se convirtió en senador demócrata de los Estados Unidos. Después de ganar fama a nivel nacional como Jefe de la Comisión Truman, sustituyó al vicepresidente Henry A. Wallace como compañero de fórmula de Roosevelt en las elecciones de 1944.

Como presidente, Truman se enfrentó a complicados asuntos internos. La reconversión desordenada de posguerra de la economía de los Estados Unidos estuvo marcada por una grave escasez, numerosas huelgas, y la aprobación de la Ley de Trabajo y Mantenimiento contra los sindicatos por el Congreso y por encima del veto presidencial. Contra todo pronóstico ganó las elecciones de 1948, ayudado por su famoso Whistle Stop Tour. Después de su elección, solo fue capaz de sacar adelante una de las propuestas de su programa llamado Fair Deal. Usó las órdenes ejecutivas para iniciar la desmovilización de las fuerzas armadas y creó «controles de lealtad», despidiendo a miles de simpatizantes comunistas de sus cargos. Su firme oposición a los juramentos de lealtad obligatoria para los empleados gubernamentales, le costó acusaciones de que su gobierno estaba siendo «blando» con el comunismo. La presidencia de Truman estuvo llena de acontecimientos internacionales, como el fin de la Segunda Guerra Mundial y su decisión de usar armas nucleares contra Japón2 —en los que murieron más de 220 000 personas —, la fundación de las Naciones Unidas, el Plan Marshall para reconstruir Europa, la Doctrina Truman para contener el comunismo, el comienzo de la Guerra Fría, el puente aéreo de Berlín, la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la Guerra Civil China y la Guerra de Corea. La corrupción en la administración Truman, vinculada a ciertos miembros del gabinete y altos funcionarios de la Casa Blanca, fue un tema central en las elecciones presidenciales de 1952 y provocó que Adlai Stevenson, el candidato presidencial demócrata en las elecciones de 1952, perdiese ante el republicano Dwight D. Eisenhower.

Truman, cuya actitud era distinta a la de Roosevelt, fue un presidente tranquilo, sin pretensiones. Popularizó frases como The buck stops here («Yo soy el responsable») y If you can't stand the heat, you better get out of the kitchen («Si no puedes soportar el calor, es mejor salir de la cocina»). Superó las bajas expectativas de muchos observadores políticos, que lo comparaban desfavorablemente con su muy respetado predecesor. En distintos momentos de su presidencia, Truman tuvo el nivel más bajo de aprobación pública registrada hasta 1991.5 6 A pesar de la opinión negativa de los ciudadanos durante su mandato, las evaluaciones posteriores y académicas de su presidencia llegaron a ser positivas después de su retiro de la política, y la publicación de sus memorias. La inesperada victoria de Truman en 1948 es a menudo invocada por los candidatos presidenciales con menores posibilidades.

Harry S. Truman nació el 8 de mayo de 1884 en Lamar, Misuri, y era el hijo mayor de John Anderson Truman (1851-1914) y Martha Ellen Young Truman (1852-1947). Sus padres eligieron el nombre de Harry por el nombre del hermano de su madre, Harrison Young (1846-1916), el tío de Harry. Sus padres eligieron "S" como su "segundo nombre", en un intento de complacer a los dos abuelos de Harry, Anderson Shipp Truman y Solomon Young. La S en realidad no significaba nada, una práctica común entre los escoceses-irlandeses.

La inicial de Truman provocó un desliz inusual cuando por primera vez llegó a la presidencia y tomó el juramento presidencial. En una reunión en la Sala del Gabinete, el Juez presidente Harlan Stone comenzó a leer el juramento diciendo: «Yo, Harry Shipp Truman...,» y Truman respondió: «Yo, Harry S Truman...,»

Algunas fuentes emplean el segundo nombre Swinomish, basándose en una anécdota ocurrida en Seattle en noviembre de 1955, cuando Martin J. Sampson, jefe de los indígenas swinomish, le concedió el nombre de su tribu para reemplazar la S inicial, regalo que Truman aceptó de buena gana.

En su autobiografía, Truman declaró: "Yo tengo el nombre por... Harrison Young. Me dieron el diminutivo de Harry, por lo que podría haber dos iniciales de mi nombre, y se añadió la letra S. Mi abuelo se llamaba Anderson Shippe Truman". Alguna vez bromeaba diciendo que la S era un nombre, pero en su biblioteca se muestra que la S era una inicial y no un nombre. La Biblioteca y Museo Presidencial de Harry S. Truman tiene numerosos ejemplos de la firma por escrito en varias ocasiones durante toda la vida de Truman. Sin embargo, el uso de su inicial no es universal. Antes de 2008, su biografía oficial de Casa Blanca no la tenía. Todos los listados oficiales de la Armada de los Estados Unidos llevan la inicial, como en el USS Harry S. Truman (CVN-75).

John Truman, el padre de Harry, era un agricultor y vendedor de ganado. La familia vivió en Lamar hasta que Harry tuvo diez meses. Luego se trasladaron a una granja cerca de Harrisonville, luego a Belton, y en 1887 a la granja de sus abuelos en Grandview. Cuando Truman tenía seis años, sus padres trasladaron a la familia a Independence, para que pudiera asistir a la Iglesia Presbiteriana de la Escuela Dominical. Truman no asistió a la primaria hasta que tuvo los ocho años.

Cuando era niño, Truman tenía tres intereses principales: la música, la lectura y la historia, todos incitados por su madre. Mantuvo una estrecha relación con su madre durante el tiempo que esta vivió, y como presidente siguió consultándole, incluso pidiéndole algunos consejos políticos.16 Se levantaba a las cinco todas las mañanas para practicar piano, y tuvo un profesor de música dos veces a la semana hasta que tuvo quince años. Truman también leyó mucho de la historia popular. Estuvo en la Convención Nacional Demócrata de 1900 en Kansas City.

Después de graduarse en la Escuela Secundaria de Independence en 1901, Truman trabajó como cronometrador en la estación de ferrocarril de Santa Fe, durmiendo en "campos de vagabundos", cerca de las líneas de ferrocarril;19 posteriormente, trabajó en una serie de empleos locales. Trabajó brevemente en la sala de correo de Kansas City. Truman decidió no unirse a la Unión Internacional de Tipógrafos. Regresó a la granja de Grandview en 1906 y permaneció allí hasta 1917, cuando entró en el servicio militar.

El trabajo físicamente exigente que se le puso en la granja de Grandview fue una experiencia formativa. Durante este período, cortejó a Bess Wallace y hasta le propuso matrimonio en 1911. Ella lo rechazó, y Truman dijo que quería hacer más dinero que un agricultor antes de proponerle de nuevo el matrimonio.

Truman se alistó en el Guardia Nacional de Misuri en 1905, y estuvo en ella hasta 1911. En su examen físico de 1905, su vista había obtenido un 20/50 inaceptable en el ojo derecho y un 20/40 en el izquierdo. Según las informaciones, entró memorizando en secreto la tabla de los ojos.

Con el inicio de la participación estadounidense en la Primera Guerra Mundial, Truman se reincorporó en la Guardia. Antes de ir a Francia, fue enviado al campo Doniphan, cerca de Lawton, Oklahoma para el entrenamiento. Estuvo en la cantina del campamento con Edward Jacobson, quien tenía experiencia como empleado en una tienda de ropa de Kansas City. En el Ft. Still también se reunió con el teniente James M. Pendergast, el sobrino de Tom Pendergast, un político de Kansas City. Los dos hombres iban a tener una profunda influencia en la vida posterior de Truman.

Truman fue elegido para ser oficial, y después para ser comandante de batería de un regimiento de artillería en Francia. Su unidad fue la batería D, 129.º campaña de artillería y la 60º brigada, 35.ª División de Infantería, conocida por sus problemas de disciplina. Durante un ataque repentino por los alemanes en la cordillera de los Vosgos, la batería comenzó a dispersarse, Truman ordenó su posición mediante blasfemias que había "aprendido mientras trabajaba en el ferrocarril de Santa Fe". Impresionados por el estallido, sus hombres se reagruparon y lo siguieron con seguridad. Bajo el mando del Capitán Truman en Francia, la batería no perdió un solo hombre.28 Su batería también prestó apoyo a los tanques de la brigada de George Patton durante la ofensiva de Meuse-Argonne. El 11 de noviembre de 1918 su unidad de artillería disparó algunos de los últimos disparos de la Primera Guerra Mundial en posiciones alemanas tras el armisticio que se firmó a las 5 de la mañana, pero antes de que el alto el fuego entrase en vigor pasaron seis horas. En una carta lamentando el final de la guerra, escribió: "Es una lástima que no podamos entrar y devastar Alemania y cortarle las manos a los niños alemanes y los pies y la cabellera a los ancianos".3a guerra fue una experiencia transformadora que llevó a las cualidades del liderazgo de Truman; que más tarde fue ascendido al rango de coronel en la Reserva del Ejército, y su historial de guerra hizo posible su posterior carrera política en Misuri.




Franklin Delano Roosevelt fue un político y abogado estadounidense, que alcanzó a ejercer como el trigésimo segundo presidente de los Estados Unidos desde 1933 hasta su muerte en 1945 y ha sido el único en ganar cuatro elecciones presidenciales en esa nación: la primera en 1932, la segunda en 1936, la tercera en 1940 y la cuarta en 1944.

Miembro del Partido Demócrata, inició su carrera política desde muy joven al ganar un escaño en el Senado del Estado de Nueva York y luego pasó a desempeñarse como Secretario de Marina. Formó así parte del comité conjunto que constituye la denominada Secretaría de Defensa de Estados Unidos. Desde este cargo asumió –de facto– todas las funciones, ejerciendo una supremacía respecto a la rama de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, llamada como la Armada de los Estados Unidos. De tal modo tuvo influencia directa sobre los Marines, la Guardia Costera y en general, sobre muchas otras funciones dentro de la Secretaría de Defensa. A tal grado, que durante todo su mandato, él ejerció amplias facultades al respecto, por encima del Secretario de la Defensa de entonces. Este cumplía apenas con las formalidades y protocolos del caso.

Su brillante carrera política se vio interrumpida por su padecimiento de poliomielitis que le significó una parálisis parcial. A consecuencia del mal, Roosevelt se apartó de la escena pública por un tiempo, siendo para muchos este el fin de una magnífica actuación, e incluso, la gran mayoría de los epígonos de la política estadounidense dieron por sentado que el rutilante heredero de la Dinastía Roosevelt no volvería jamás a la política.

La creencia de que no volvería a la política se vio desmentida cuando un renovado (aunque aún afectado por la polio) Roosevelt salió de su retiro para postularse al cargo de Gobernador de Nueva York, ganando la elección con un impresionante éxito, luego de lo cual buscó la nominación demócrata en 1932 para la Presidencia de los Estados Unidos, obteniéndola con bastante facilidad y lanzando así su candidatura.

Su campaña resultó un éxito y Roosevelt fue electo presidente, cargo para el cual se postularía nuevamente en 1936, 1940 y 1944. Venció en todas ellas y ejerció la presidencia durante un período seguido de más de 12 años, que habrían sido 16 si no fuese por su repentina muerte. El 12 de abril de 1945, durante el primer año de su último mandato, falleció sobre su escritorio mientras trabajaba.

Al ser el único presidente capaz de haber conseguido la reelección tres veces seguidas y por lo tanto desempeñar cuatro mandatos constitucionales, ocupa la posición de ser el presidente que más tiempo ha permanecido en el cargo de la historia de Estados Unidos.

Franklin Delano Roosevelt nació el 30 de enero de 1882, en Hyde Park, Nueva York. Su padre, James Roosevelt (1828–1900), era un adinerado terrateniente y vicepresidente del ferrocarril de Delaware y Hudson. La familia de Roosevelt (véase árbol de familia de Roosevelt) había vivido en Nueva York durante más de doscientos años: Claes van Rosenvelt, originalmente de Haarlem en Países Bajos, llegó a Nueva York (entonces llamada Nueva Ámsterdam) hacia 1650. En 1788, Isaac Roosevelt era miembro de la convención del estado de Nueva York, que se celebró en Poughkeepsie y donde se votó para ratificar la constitución de Estados Unidos, una cuestión que llenaba de orgullo a su descendiente Franklin.

En el siglo XVIII la familia Roosevelt se dividió en dos ramas, los "Roosevelts de Hyde Park", quienes a finales del siglo XIX eran del "Partido Demócrata de los Estados Unidos", y el "Oyster Bay, New York" u "Oyster Bay". El presidente Theodore Roosevelt, un republicano del Oyster Bay, era primo en quinto grado de Franklin. A pesar de sus diferencias políticas, las dos ramas siguieron llevándose bien. James Roosevelt conoció a su esposa en una reunión de la familia Roosevelt en Oyster Bay, y Franklin se casó con la sobrina de Theodore.

La madre de Roosevelt, Sara Ann Delano (1854–1941) era descendiente de Phillippe de la Noye, hijo de protestantes franceses hugonotes radicados en Leiden quien emigró en 1621 a Massachusetts. Su padre era Warren Delano, cónsul de Estados Unidos en China, razón por la que pasó su niñez en dicho país. En su viaje de regreso a Estados Unidos los Delano vivieron un tiempo en Valparaíso en casa de sus parientes de Chile. Su madre pertenecía a los Lyman, otra familia de gran tradición en los Estados Unidos. Franklin fue su único hijo, y se convirtió en una madre extremadamente posesiva. Puesto que James era un padre ausente y muy mayor (tenía 54 años cuando nació Franklin), Sara fue la influencia dominante en los primeros años de Franklin. Él mismo, mucho más tarde, indicó a sus amigos que durante toda su vida tuvo miedo de ella.

Roosevelt creció en una atmósfera privilegiada. Aprendió a montar a caballo, tiro, lucha y a jugar al polo y a tenis. Sus frecuentes viajes a Europa permitieron que pudiera hablar alemán y francés. No obstante, el hecho de que su padre fuera demócrata, lo apartó de la mayoría de los miembros de la aristocracia de Hudson Valley. Los Roosevelt creían en el servicio público, y eran lo suficientemente ricos para emplear su tiempo y dinero en tareas filantrópicas.

Roosevelt acudió al Groton School, una residencia de estudiantes de la Iglesia Episcopal en los Estados Unidos de América cercana a Boston. Estaba profundamente influido por su director, Endicott Peabody que predicaba el deber cristiano de ayudar a los menos afortunados y fomentaba que sus alumnos ingresaran en el servicio público. Roosevelt se graduó en Groton en 1900, y posteriormente ingresó en el Harvard College, donde realizó cursos de economía y se graduó en artes en 1904 sin muchos esfuerzos para estudiar. Mientras estaba en Harvard, Theodore Roosevelt se convirtió en Presidente, y su vigoroso estilo de gobierno y su celo reformista se convirtieron en el modelo de Franklin. En 1903 conoció a su futura mujer Eleanor Roosevelt, sobrina de Theodore, en una recepción en la Casa Blanca (previamente se habían conocido como niños, pero éste fue su primer encuentro serio).

Posteriormente, Roosevelt acudió a la Facultad de Derecho de la Universidad Columbia. Pasó el bar exam y satisfizo los requisitos para graduarse en Derecho en 1907, pero finalmente no lo hizo. En 1908 comenzó a trabajar con Ledyard y Milburn, prestigiosa firma de Wall Street, donde ejerció fundamentalmente el derecho de sociedades.

Franklin y su esposa Eleanor con sus dos hijos mayores.
Pese a la fuerte oposición de Sara Delano Roosevelt, que no quería perder el control sobre Franklin, éste se casó con Eleanor el 17 de marzo de 1905. Se trasladaron a una casa comprada para ellos por Sara, que se convirtió en invitada habitual, para desgracia de Eleanor. Ésta era terriblemente tímida y odiaba la vida social y, al principio, sólo deseaba estar en casa y criar a los hijos de Franklin, los cuales fueron seis en una rápida sucesión.

Todos los hijos supervivientes de los Roosevelt tuvieron vidas tumultuosas ensombrecidas por sus famosos padres. Entre los cuatro sumaron 15 matrimonios, 10 divorcios y 29 hijos. Todos los hijos fueron oficiales en la Segunda Guerra Mundial y fueron condecorados por sus méritos y valentía. Sus carreras posteriores a la Guerra, tanto en política como en los negocios, fueron un desastre y se evidenció que muchos de sus logros sólo los habían conseguido por su padre. Dos de ellos fueron brevemente elegidos para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, pero ninguno llegó más alto, pese a numerosos intentos. Uno de ellos fue republicano.

En 1910, Roosevelt se presentó como candidato para el Senado del Estado de Nueva York, por el distrito de Hyde Park, el cual no había elegido un Demócrata desde 1884. El apellido Roosevelt, el dinero Roosevelt y la corriente demócrata de ese año, lo llevaron a la capital del Estado Albany, donde lideró un grupo de reformistas que se opusieron a la maquinaria de Manhattan de Tammany Hall que dominaba al Partido Demócrata del estado. Roosevelt era joven (30 años en 1912), alto, bien parecido y bien hablado, y pronto se convirtió en una figura dentro de los Demócratas de Nueva York. Cuando Woodrow Wilson fue elegido Presidente en 1912, Roosevelt asumió el cargo de Secretario Adjunto de la Marina. En 1914, se presentó a la elección demócrata para el Senado de los Estados Unidos, pero fue duramente derrotado en las primarias por James W. Gerard.

Entre 1913 y 1917, Roosevelt trabajó para expandir la Marina (con la importante oposición de los pacifistas de la Administración, como por ejemplo el Secretario de Estado William Jennings Bryan), y fundó la Reserva de la Marina de los Estados Unidos, para proporcionar una reserva de hombres entrenados para ser movilizados en tiempos de guerra. Wilson envió al Ejército y a los Marines a América Central y al Caribe para que intervinieran en países de dichas zonas. Roosevelt, según su propio testimonio, fue el responsable de redactar la Constitución de Haití de 1915, impuesta por Estados Unidos. Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial, en abril de 1917, Roosevelt se convirtió en el más alto administrador de la Marina de los Estados Unidos, ya que el Secretario del Ejército, Josephus Daniels, había sido elegido por razones políticas y tan sólo desempeñaba funciones representativas.

Roosevelt desarrolló un afecto por el Ejército para toda la vida. Demostró un gran talento administrativo y rápidamente aprendió a negociar con los líderes congresistas y otros departamentos gubernamentales para aprobar presupuestos y conseguir una rápida expansión del Ejército. Se convirtió en un firme defensor del submarino y de las formas para combatir la amenaza de los submarinos alemanes a la flota aliada: propuso crear una barrera de minas a través del mar del Norte desde Noruega a Escocia. En 1918, visitó Inglaterra y Francia para inspeccionar las instalaciones navales estadounidenses y en esa visita coincidió por primera vez con Winston Churchill. Con el fin de la guerra en noviembre de 1918, se encargó de la desmovilización, aunque se opuso al completo desmantelamiento del Ejército.

En 1920, la Convención Demócrata Nacional le eligió como candidato a Vicepresidente de los Estados Unidos en la candidatura encabezada por el Gobernador de Ohio, James M. Cox. Los oponentes republicanos denunciaron los ocho años de falta de gestión y pidieron un "Retorno a la Normalización". La candidatura Cox-Roosevelt fue ampliamente derrotada por el republicano Warren Harding. Entonces, Roosevelt se retiró de la práctica legal en Nueva York, pero pocos dudaron que pronto volvería a la carrera política de nuevo.

Roosevelt era un hombre carismático, bien parecido y activo socialmente, mientras que su mujer Eleanor era tímida y retraída, más aún teniendo en cuenta que prácticamente estuvo embarazada durante toda la década posterior a 1906. Roosevelt encontró pronto amantes fuera de su matrimonio. Una de ellas fue la secretaria social de Eleanor, Lucy Mercer Rutherfurd, quien sostuvo una relación con Roosevelt al poco tiempo de ser contratada a principios de 1914 .

En septiembre de 1918, Eleanor encontró cartas en el equipaje de Franklin que revelaron la infidelidad. Se enfureció y entristeció al mismo tiempo, le enseño las cartas y le exigió el divorcio. La madre de Franklin, Sara Roosevelt se enteró rápidamente de la crisis e intervino de forma decisiva. Argumentó que un divorcio arruinaría la carrera política de Franklin y apuntó que si Eleanor se divorciaba de Franklin, tendría que criar a cinco hijos ella sola. Dado que Sara financiaba a la pareja, es comprensible que este hecho fuera decisivo para evitar la ruptura del matrimonio.

Se alcanzó un acuerdo en el que se mantendría una apariencia de matrimonio, pero las relaciones sexuales cesaron. Sara Roosevelt pagaría una casa separada para Eleanor en Hyde Park y financiaría, asimismo, las actividades de beneficencia de Eleanor. Cuando Franklin se convirtió en Presidente —de lo que Sara Roosevelt siempre estuvo convencida— Eleanor sería capaz de usar su influencia para llevar a cabo sus actos de beneficencia. Eleanor aceptó estos términos y desde entonces, Franklin y Eleanor llevaron una nueva relación como amigos y colegas políticos, pero manteniendo vidas separadas. Franklin continuó viéndose con varias mujeres, incluida su secretaria Marguerite LeHand.

En agosto de 1921, mientras la familia Roosevelt estaba de vacaciones en la Isla Campobello, New Brunswick, Franklin enfermó de poliomielitis, una infección viral de las fibras nerviosas de la columna vertebral, que probablemente contrajo nadando en el agua estancada de un lago cercano. El resultado fue que Roosevelt se quedó total y permanentemente paralizado de cintura para abajo. Al principio, los músculos de su abdomen y la parte más baja de la espalda también se vieron afectados, pero más tarde se recuperaron. De esta forma, podía levantarse y, con la ayuda de muletas, mantenerse de pie, pero no podía andar. Al contrario que en otras formas de paraplejia, sus intestinos, vejiga y funciones sexuales no se vieron afectadas.

Pese a que la parálisis por la polio no tenía cura (y sigue sin tenerla aunque ya es muy rara la infección por esta enfermedad en países desarrollados), Roosevelt rechazó durante toda su vida que estaría permanentemente paralizado. Probó con numerosos tratamientos, pero ninguno tuvo efecto. No obstante, estaba convencido de los beneficios de la hidroterapia y, en 1926, compró un resort en Warm Springs, Georgia, donde fundó un centro de hidroterapia para tratar a los pacientes infectados por la polio, el cual continúa abierto y se llama Roosevelt Warm Springs Institute for Rehabilitation (con un objetivo aún más extenso) donde pasó mucho tiempo durante la década de los 20. Esto lo hizo en parte para escapar de su madre, Sara, la cual trató de recuperar el control sobre su vida mediante el seguimiento de su enfermedad.

En una época en que las intromisiones de la prensa en la vida privada de personajes públicos eran mucho menos intensas que hoy en día, Roosevelt fue capaz de convencer a mucha gente de que estaba recuperándose, lo que pensaba que era esencial para retornar a la política. (La Enciclopedia Británica, por ejemplo, dice que «por medio de cuidadosos ejercicios y tratamiento en Warm Springs, está recuperándose paulatinamente», aunque esto no fue cierto en absoluto). Sujetando sus piernas y caderas por medio de abrazaderas de hierro, aprendió a caminar distancias cortas girando su torso mientras se apoyaba con un bastón. Usaba silla de ruedas en la intimidad, pero se cuidó mucho de ser visto en público con ella, aunque en ocasiones apareció con muletas. Normalmente se mostraba de pie, mientras se apoyaba en un lado en uno de sus hijos. Pese a lo poco que le gustaba verse así, su estatua en silla de ruedas fue instalada en el Monumento a Franklin Delano Roosevelt en la ciudad de Washington.

Roosevelt con Al Smith en 1930, cuando era Gobernador del Estado de Nueva York.
En torno a 1928 Roosevelt pensó que ya estaba plenamente recuperado como para relanzar su carrera política. Durante todo el tiempo que duró su retiro, se encargó de mantener sus contactos dentro del Partido Demócrata.

Asistió en 1924 a la Convención Demócrata e hizo un discurso de apoyo a la candidatura para la presidencia en favor del gobernador de Nueva York, Alfred E. Smith. Aunque Smith no fue elegido, volvió a optar de nuevo en 1928 y en esta ocasión también contó con el apoyo de Roosevelt.

Esta vez lo consiguió, proponiéndole a Roosevelt que optara a ser Gobernador de Nueva York. Para conseguir su nombramiento como candidato, Roosevelt tuvo que hacer las paces con Tammany Hall, lo que hizo con grandes reparos.

En las elecciones de noviembre, Smith fue ampliamente derrotado por el republicano Herbert Hoover, pero Roosevelt fue elegido Gobernador por un margen de 25 000 votos en una participación de 2,2 millones. Nacido al norte del Estado de Nueva York, tuvo más facilidad para ganar el voto de los residentes del Estado que no vivían en la ciudad de Nueva York con mucha más ventaja que otros candidatos demócratas.

Franklin D. Roosevelt impulsó importantes reformas sociales, especialmente en favor de las clases trabajadoras, y comenzó la construcción de un nuevo Partido Demócrata más a la izquierda.

La crisis económica de 1929 y su apuesta por una nueva política, el conocido como New Deal (Nuevo Trato), le hizo ganar la confianza de los estadounidenses en las elecciones de 1932 derrotando al candidato republicano Herbert C. Hoover, y convirtiéndose en el presidente de Estados Unidos de América por el Partido Demócrata.

Su política económica New Deal consistió en estimular el gasto público mediante la inversión en infraestructuras; durante sus primeros años de gobierno ejecutó todo tipo de proyectos como hidroeléctricas, carreteras, escuelas y en general todo tipo de obras públicas, modernizando significativamente el país. El New Deal no resolvió la crisis, que perduró hasta que Estados Unidos movilizó su economía con la Segunda Guerra Mundial, momento en el que el número de parados seguía siendo alto. En cambio, su éxito es innegable en el plano social. La política llevada por el presidente Franklin D. Roosevelt cambió el país mediante una revolución, como él mismo expresó: "si es una revolución, es pacífica, llevada a cabo sin violencia, sin el derrumbe del imperio de la ley y sin la negación del derecho equitativo de todo individuo o clase social" (palabras del mismo Franklin D. Roosevelt escritas en su libro "The test of our progress" llamado en castellano "En Marcha") Por otra parte, los programas del New Deal eran abiertamente experimentales, manifiestamente perfectibles,3 y, dados los costes de este proceso, se podría haber preferido un programa de cambio más completo. Sin embargo, el carácter imperfecto del New Deal permitió una crítica constructiva y una reflexión más pausada que abrió la vía a un mejoramiento de la democracia estadounidense en los años siguientes y que perdura hasta la actualidad.3 En materia sindical, la adopción de la Wagner Act permitió hacer de los sindicatos unos colectivos poderosos.

Durante su mandato potenció la política exterior luchando por conseguir la primacía mundial estadounidense, estableciendo relaciones diplomáticas con la Unión Soviética en 1933. Como respuesta a la amenaza de la Alemania de Hitler, puso en marcha una serie de medidas preventivas (rearme, economía de guerra, alineación con las potencias occidentales) que prepararon a su país para un posible enfrentamiento armado.

En los hechos, a pesar de no participar en la guerra directamente, estableció un fluido abastecimiento de armas y pertrechos de guerra para sus aliados y, por contrapartida derechamente impidió iguales condiciones para con las potencias del Eje, como por ejemplo el bloqueo de hidrocarburos hacia Japón.

El fantasma de la guerra se presentó con el ataque a Pearl Harbor proveniente del mando japonés a la base militar en Oahu Pearl Harbor en el Pacífico en el año 1941. Ante esta agresión, Roosevelt declaró ante el Congreso que ese día sería conocido como el día de la infamia y pidió el estado de guerra al Congreso. Actuó firme y enérgicamente en todos los aspectos necesarios para llevar a su país y su industria a un óptimo esfuerzo de guerra.

Ordenó el internamiento de 110 000 japoneses y ciudadanos estadounidenses de ascendencia nipona, incluyendo ancianos, mujeres y niños (pero no hizo lo mismo con alemanes, italianos, rumanos, búlgaros, croatas, ni finlandeses), en campos de concentración en la costa oeste de EE. UU.[cita requerida] Aprobó presupuestos de guerra destinados no sólo a reconstruir los acorazados hundidos en Pearl Harbor sino también a la implementación de una flota superior a la que se tenía a la entrada de la guerra. Propuso y apoyó la Incursión Doolittle como primera respuesta ofensiva al territorio japonés en marzo de 1942 y mantuvo un fuerte ascendiente sobre el alto mando de las fuerzas armadas.

Franklin Delano Roosevelt el 11 de diciembre de 1941 firmando la declaración de guerra a la Alemania Nazi.
Partidario de la vía diplomática y de mantener contactos personales con los políticos aliados, se entrevistó en varias ocasiones, por separado y conjuntamente, con Winston Churchill y Stalin para conseguir acuerdos al finalizar la Segunda Guerra Mundial en la llamada Conferencia de Yalta. En esta línea y de acuerdo con su deseo de lograr un entendimiento pacífico entre los distintos países, promovió la creación de una Organización de las Naciones Unidas (ONU). En su labor política, además, destaca el importante papel jugado por su esposa Eleanor.




Herbert Clark Hoover (10 de agosto de 1874 - 20 de octubre de 1964) fue el trigésimo primer Presidente de los Estados Unidos, asumiendo el cargo desde 1929 a 1933.

Los padres de Hoover murieron cuando él tenía apenas nueve años, así que tuvo que irse a vivir con su abuela, y posteriormente con su tío Allen Hoover, y finalmente con su otro tío, John Minthorn, un cuáquero.

Herbert Hoover logró ingresar en la Universidad de Stanford mientras trabajaba duramente para pagarse sus estudios, y viviendo pobremente durante esos años hasta que logró graduarse como ingeniero de minas. Poco después Hoover empezó a trabajar para compañías mineras en China y en Australia a inicios del siglo XX, logrando con el paso de los años forjar una fortuna gestionando minas e industrias de capital estadounidense en el extranjero.

Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, Hoover era ya un hombre adinerado, y al saber de la difícil situación de varios miles de civiles estadounidenses atrapados en Europa durante la guerra, se retiró de la actividad empresarial para desarrollar una amplia campaña filantrópica, primero en favor de la evacuación de sus compatriotas y luego para destinar embarques de alimentos a regiones devastadas de Bélgica y el norte de Francia. Tras la contienda Hoover también participó en las campañas de apoyo alimentario a Rusia, que pasaba por un grave periodo de hambruna generalizada entre 1920-1921.

Estas actividades dieron a Hoover un notable prestigio social, que le sirvió de sustento para entrar en política. Así, ocupó el puesto de Secretario de Comercio en la administración de Warren G. Harding el año 1921; cuando Harding falleció en 1923 fue sucedido por el vicepresidente Calvin Coolidge pero Hoover mantuvo su mismo puesto, alcanzando gran notoriedad por sus capacidades de gestión pública y administración de recursos. Esto causó que Hoover se hiciera bastante conocido entre los votantes y que sus capacidades administrativas fueran requeridas en temas gubernamentales más allá del cargo de Secretario de Comercio.

Su popularidad causó que el Partido Republicano lo postulara como candidato a las elecciones presidenciales de 1928, donde venció al aspirante del Partido Demócrata, Alfred E. Smith. Gran parte del éxito de Hoover se debió a su abierto apoyo a la Ley Seca y su compromiso de sostener los intereses de los votantes blancos y protestantes, contrastando con Smith, de origen irlandés, católico practicante, y opositor a la Ley Seca. La administración de Hoover empezó en un clima de prosperidad heredada de la década de 1920 por sus predecesores, pero pronto se vio marcada por el inicio de la Gran Depresión, estallada tras el Jueves Negro del 24 de octubre de 1929.

La Gran Depresión causó el hundimiento de gran parte de la economía estadounidense, con el consiguiente empobrecimiento de la población; no obstante la reacción general del presidente Hoover fue tratar de evitar el pánico financiero y considerar a la Gran Depresión como una crisis pasajera. Intentó combatir la Gran Depresión impulsando el trabajo voluntario, desarrollando grandes obras públicas como la Presa Hoover, promoviendo medidas proteccionistas con ley arancelaria Smoot-Hawley, aumentando el máximo del impuesto a la renta del 25% al 63% e incrementando el impuesto sobre la renta corporativa.

Su pérdida de prestigio y popularidad se evidenció en las siguientes elecciones presidenciales de noviembre de 1932, a las cuales Hoover se presentó para la reelección, aunque intuyendo que sus probabilidades eran muy reducidas frente a su rival del Partido Demócrata, Franklin Delano Roosevelt.

La intención de Hoover era postular porque intuía que ningún líder del Partido Republicano se atrevería a hacerlo, debido a la muy baja popularidad que afrontaba el gobierno federal tras el agravamiento de la Gran Depresión. Inclusive Hoover desarrolló su campaña en condiciones muy adversas: con franca hostilidad de la prensa, abucheos a gran escala en sus discursos, y hasta manifestaciones masivas de protesta que lo recibían en pequeñas ciudades. Roosevelt logró un triunfo amplísimo en los comicios.

No obstante, el prestigio de Hoover como administrador y gestor se mantuvo, aunque nunca fue tratado con simpatía por la administración de Franklin D. Roosevelt. Tras la Segunda Guerra Mundial presidió dos Comisiones Presidenciales formadas por el presidente Harry S. Truman destinadas a la reforma de la administración pública de EE. UU., y sirvió como asesor en temas administrativos respecto de la ocupación militar estadounidense en Alemania.

Retirado de la vida pública, y sin relacionarse nuevamente con el Partido Republicano tras la elección presidencial de Dwight D. Eisenhower, el resentimiento popular contra Hoover (nacido durante la Gran Depresión) había desaparecido considerablemente hacia la década de 1960, siendo recibido nuevamente en la Casa Blanca de manera muy cortés por John F. Kennedy en 1961. Hoover murió en Nueva York en 1964.

Durante su presidencia medió entre Chile y Perú para que resolvieran el conflicto que mantenían sobre la soberanía de Arica y Tacna, ciudades que Chile obtuvo tras ganar la Guerra del Pacífico en 1883. Finalmente, ambos países firmaron un nuevo tratado en 1929, por el que Tacna volvía a soberanía del Perú quedando el conflicto zanjado.




John Calvin Coolidge Jr. (4 de julio de 1872-5 de enero de 1933) fue el trigésimo Presidente de los Estados Unidos, ocupando el cargo entre 1923 y 1929. Coolidge fue un abogado republicano de Vermont que se convirtió en uno de los líderes de la política estatal de Massachusetts, llegando a ser gobernador del estado. Su respuesta a la huelga policial de Boston de 1919 lo empujó a la política nacional y consecuentemente obtuvo una reputación de ser un hombre "de acción decisiva". Poco después, fue elegido Vicepresidente de Estados Unidos en 1920 y se convirtió en Presidente tras la muerte de Warren G. Harding en 1923. Fue reelegido en 1924, y fue reconocido como un conservador que apoyaba una mínima intervención gubernamental en la economía estadounidense. Coolidge es recordado como un hombre austero, frugal, discreto y extraordinariamente parco en palabras, pero que tenía un buen sentido del humor. Es destacable el hecho de que, aunque careciera de carisma y locuacidad, no perdió una sola elección en toda su carrera política.

Coolidge nació en Plymouth, Vermont, en 1872. Era hijo de un político de Vermont; estudió derecho en el Amherst College de Massachusetts y empezó a ejercer como abogado en 1897, para lo cual se estableció en Northampton, Massachusetts. En 1898 fue elegido para un cargo en el municipio local y empezó a intervenir activamente en política, uniéndose al Partido Republicano. En 1906 fue elegido para el senado del Estado de Massachusetts donde amplió considerablemente su carrera política, y en el año 1918 ganó la elección para Gobernador del Estado.

Coolidge ganó fama nacional como Gobernador cuando se enfrentó a una gran huelga de policías en Boston en septiembre de 1919, para lo cual llamó a la milicia local con el fin de que asumiera roles de seguridad urbana y evitar saqueo y violencia que ocurrieron en la ciudad durante las primeras 48 horas de la huelga policial. Su negativa a ceder a la presión de los huelguistas y su posterior rechazo a reincorporarlos a la policía tras el fracaso de la huelga, le otorgó popularidad entre los elementos más conservadores del Partido Republicano. Sus colegas de partido pronto le dieron la ocasión de postularse como Vicepresidente de Estados Unidos, en las elecciones del año 1920 acompañando al candidato republicano, el senador por Ohio Warren G. Harding.

Elegido Harding el 2 de noviembre de 1920, Coolidge asumió el cargo de vicepresidente el 4 de marzo de 1921, dedicándose a actividades protocolarias propias de su cargo, aunque forjando al mismo tiempo la imagen pública de un «hombre de pocas palabras», enemigo de dar largos discursos y aficionado a hablar sólo lo necesario e indispensable, quedando hasta ahora la duda sobre si esta conducta era parte de su personalidad (extrovertida en cuestiones políticas pero muy introvertida en la esfera privada) o si se trataba de una táctica de imagen ante la opinión pública. Precisamente este rasgo le dio a Coolidge un apodo célebre en la prensa estadounidense: Silent Cal o «Cal el Silencioso».

Tras la muerte de Harding el 2 de agosto de 1923 en la ciudad de San Francisco, Coolidge asumió oficialmente la presidencia dos días después en Washington D.C., pues al enterarse de la muerte de Harding, Coolidge se hallaba de vacaciones en la granja de sus padres en una zona remota de Vermont aprovechando el verano boreal. Durante la presidencia, Coolidge decidió seguir trabajando con los funcionarios nombrados por su antecesor, tratando de seguir las políticas trazadas por éste, al considerar que debía respetarse los planes del candidato ganador de la presidencia en 1920.

Al acercarse las elecciones a la presidencia de 1924, el Partido Republicano lo designó como candidato el 12 de junio de ese año. Sin embargo, Coolidge pasó por un duro luto personal cuando su hijo de 15 años, Calvin Jr. murió el 7 de julio como resultado de una sepsis causada por una herida infectada. Pese al luto, Coolidge participó en las elecciones presidenciales de 1924, venciendo al candidato del Partido Demócrata, con un porcentaje de voto popular del 54% contra el 28,8% del demócrata Davis y el 16.6% del tercer candidato, Robert LaFollette. Obtuvo 382 votos del colegio electoral y ganó en 35 estados. Los demócratas, por su parte, se vieron reducidos a los estados del sur.

El nuevo presidente juró su cargo el 4 de marzo de 1925, ante el juez del Tribunal Supremo y ex presidente William H. Taft, siendo ésta la única ocasión en que un ex presidente tomó el juramento a otro entrante. Como presidente, Coolidge demostró su determinación para preservar los viejos preceptos morales y económicos en medio de la riqueza material de la que gozaban muchos estadounidenses durante la década de 1920. Creyente en la libertad de empresa, Coolidge rechazó utilizar el poder federal para mejorar la condición deprimida de la agricultores y de ciertas industrias. Uno de los principales problemas fueron los proyectos para otorgar subsidios agrarios en un intento de compensar la reducción de los precios de los productos agrícolas; pese a esto, Coolidge se negó a aprobar tales subsidios alegando que manipular precios resultaba un peligro para la economía nacional, rechazando aún con mayor énfasis el proyecto de que el gobierno federal comprara la sobreproducción agrícola.

Asimismo Coolidge mostró un sincero interés en promover el laissez-faire en la economía estadounidense, rechazando el intervencionismo estatal en todo lo posible, y reiterando que el crecimiento económico del país experimentado en los felices años veinte debía ser preservado mediante reducciones de impuestos, para con ello promover la industria y el comercio internacional, donde Estados Unidos se estaban convirtiendo en la primera potencia mundial. Coolidge defendió esta política alegando que, «en definitiva, el asunto esencial del pueblo estadounidense son los negocios» («After all, the chief business of the American people is business»).

De hecho, un rasgo típico del mandato de Coolidge fue que el gobierno federal mantuvo una baja tasa de imposición tributaria, al punto que los impuestos sobre la renta gravaban apenas al 2% más rico de la población, en lo cual concordaba con su Secretario del Tesoro, el banquero Andrew William Mellon.

En política exterior, Coolidge favoreció el aislacionismo y rehusó que Estados Unidos entrase en la Sociedad de Naciones al considerarlo un gesto «inútil». Sin embargo, viajó a Cuba el 6 de enero de 1928 para asistir a la VI Conferencia Internacional de Estados Americanos. De igual modo se negó a otorgar reconocimiento diplomático a la Unión Soviética. En política interior, Coolidge aprobó la Indian Citizenship Act de 1924 que otorgaba plenos derechos de ciudadanía a los miembros de las tribus indias de Estados Unidos, mientras mostraba su rechazo a la segregación racial, favoreciendo los derechos de la población de raza negra y la minoría religiosa católica.

Tras cumplirse el periodo de su mandato en 1928, Coolidge declinó presentarse de nuevo a la presidencia, pero tampoco ofreció su apoyo a Herbert Hoover, designado como candidato del Partido Republicano para esa elección. Tras su presidencia, Coolidge se retiró a su propiedad rural de Northampton, Vermont, donde falleció el 5 de enero de 1933.




Warren Gamaliel Harding fue el vigésimo noveno Presidente de los Estados Unidos, asumiendo el cargo desde 1921 a 1923, y fue el sexto que murió durante su mandato, debido a un ataque cerebrovascular.

Accedió a la política tras una exitosa carrera como editor periodístico. Se inició en política en 1903, como senador en el Estado de Ohio, estado del que fue vicegobernador entre 1903 y 1906. En 1915 fue elegido miembro del Senado de Estados Unidos por Ohio.

Su conservadurismo, el trato afable y su estrategia electoral de "no hacer enemigos" le convirtieron en el candidato elegido en la Convención Nacional Republicana de 1920. Durante su campaña presidencial, en las postrimerías de la Primera Guerra Mundial, prometió un retorno de la nación a la "normalidad". Su campaña de "Estados Unidos primero" alentó la industrialización y una economía fuerte e independiente de la influencia extranjera. Harding se apartó del movimiento progresista que había dominado el Congreso desde el presidente Theodore Roosevelt. En las elecciones de 1920, Harding y su candidato a vicepresidente, Calvin Coolidge, derrotaron al demócrata James M. Cox con una amplia diferencia de 60,36% a 34,19%.

Su administración presidencial se caracterizó por dar mayor libertad al capital privado, reduciendo al mínimo la interferencia del Estado federal en los asuntos económicos (tarifas altas, bajos impuestos para las grandes empresas privadas, desreglamentación de toda agencia federal acusada de "restringir" el libre mercado, restricciones al uso del poder ejecutivo en los asuntos sociales...), y por el aislacionismo de Estados Unidos en la política europea y mundial, postura que se vio favorecida por el período de relativa paz que se había inaugurado tras la resolución del largo y sangriento conflicto, que evitaba dar motivos para la intervención norteamericana.

En materia económica, Harding rompió con el que había sido el programa tradicional de los republicanos: proteccionismo e impuestos altos. Su defensa del gobierno no-intervencionista, que continuarían sus sucesores, lo hace objeto de crítica por quienes lo acusan de haber terminado con el progresismo social, redistributivo, que habían defendido los republicanos Roosevelt, Taft y continuado el demócrata Wilson.

Otro aspecto de la era Harding fue la restrictiva política anti-inmigración, que en 1921 estableció todo tipo de trabas para la entrada en el país de orientales y los europeos del sur (italianos, griegos, serbios, turcos y judíos), logrando reducir el caudal, aunque la cantidad de personas que llegaban desde esos lugares siguió siendo considerablemente alta.

La otra cara de la moneda son los numerosos casos de corrupción que afloraron sobre todo en los últimos años de su mandato, en la mayoría de los cuales estaban implicados amigos y socios suyos (conocidos como la "pandilla de Ohio", por ser oriundos de dicho Estado, como el propio presidente).

El principal escándalo de corrupción política ocurrido en esa época fue el de Teapot Dome, el cual surgió gracias a unas concesiones petrolíferas por las cuales un asesor personal de Harding recibió sobornos. Desde inicios del siglo XX la marina de guerra de Estados Unidos estaba cambiando el combustible de sus buques de carbón a petróleo y sus derivados, por lo cual en la época del presidente William Howard Taft se había dispuesto que la marina dispusiera de "reservas petrolíferas", que consistían en zonas productoras de petróleo. En 1921 Harding dictó una norma para transferir el control de tres de estas "reservas" (Teapot Dome, Elk Hills y Buena Vista) al Departamento del Interior, retirando de dicho control al Departamento de Marina. Un amigo personal de Harding, Albert B. Fall, estaba al cargo del Departamento de Interior y en complicidad con el Secretario de la Armada Edwin Denby, se valió de sus contactos para otorgar las respectivas concesiones a las compañías de E. L. Doheny y de Harry F. Sinclair. A cambio de otorgar concesiones a las empresas de Dohey y Sinclair sobre las tres "reservas petrolíferas", Hall recibió sobornos por valor de unos 400.000 dólares (aproximadamente 5,6 millones de dólares al cambio del 2012). Finalmente las concesiones otorgadas por Fall fueron anuladas en 1927 y el propio Fall fue condenado a un año de prisión en 1929.

También fue muy sonado el escándalo que se produjo cuando, tres años después de que en 1921 el gobierno promulgara una ley para administrar las pensiones de los veteranos de guerra, se descubrió que la mayoría de estos fondos fueron sustraídos por su administrador (coronel Charles Forbes), que también traficaba con licores y narcóticos. Más aún, el escándalo creció cuando se supo que Forbes había vendido suministros médicos sobrantes de la Primera Guerra Mundial a hospitales privados, a un valor sumamente bajo, pero cobrando sobornos a los compradores privados por estas ofertas. Asimismo, el mayor financiador de la campaña presidencial de Harding, Harry M. Daugherty, aprovechó ciertas informaciones privilegiadas para sacar grandes sumas de dinero con la venta de propiedades del Estado.

Warren G. Harding tuvo varias amantes a lo largo de su vida. Una de ellas fue Nan Britton, cuya relación permaneció un tiempo oculta. Cuatro años después de fallecer el presidente, en 1927, Britton, una mujer nacida en su localidad de residencia, Marion, Ohio, publicó The President's Daughter, informando que Elizabeth Ann Blaesing era hija de Harding. El libro fue vendido de casa en casa de una manera semiclandestina y su contenido fue considerado prácticamente pornográfico por los detalles escabrosos que en él se narraban sobre las relaciones sexuales entre Harding y Britton. Aunque su familia siempre consideró que Harding era un hombre estéril, en 2015 y a través de los análisis de ADN realizados por ancestry.com, se ha podido establecer que Harding es el padre de Elizabeth Ann Blaesing.
 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal